PARÍS (AP) — El primer ministro francés sostuvo el lunes consultas con los principales partidos del país a raíz de los violentos disturbios que estremecieron a la capital.

Más de 100 personas resultaron heridas y 412 han sido detenidas en París a lo largo del fin de semana, en las peores protesta en Francia en años recientes. Decenas de automóviles fueron quemados.

El presidente Emmanuel Macron, a su regreso de la cumbre del Grupo de los 20 en Argentina, sostuvo una reunión de emergencia con el primer ministro Edouard Philippe el domingo, y el gobierno no ha descartado la posibilidad de declarar el estado de emergencia.

Fue la tercera semana seguida de disturbios en París que involucra a activistas vestidos con los chalecos amarillos del nuevo movimiento de protesta. Las manifestaciones comenzaron en 17 de noviembre debido a la molestia de los automovilistas por un aumento en los impuestos sobre el combustible, pero han crecido para abarcar una variedad de exigencias y quejas de que al gobierno de Macron no le importan los problemas de la gente común.

El presidente francés Emmanuel Macron, tercero de izquierda a derecha, el ministro del Interior Christophe Castaner, cuarto de izquierda a derecha, y el prefecto de la policía de París, Michel Delpuech, derecha, avanzan para visitar a los bomberos y la policía antimotines al día siguiente de una manifestación en París, el domingo 2 de diciembre de 2018. (AP Foto/Thibault Camus)
El presidente francés Emmanuel Macron, tercero de izquierda a derecha, el ministro del Interior Christophe Castaner, cuarto de izquierda a derecha, y el prefecto de la policía de París, Michel Delpuech, derecha, avanzan para visitar a los bomberos y la policía antimotines al día siguiente de una manifestación en París, el domingo 2 de diciembre de 2018. (AP Foto/Thibault Camus)

Activistas con chalecos amarillos brillantes quemaron automóviles, saquearon comercios, lanzaron piedras a policías y cubrieron el Arco de Triunfo con grafiti. La policía respondió con gas lacrimógeno y cañones de agua, y cerró estaciones del Metro y calles aledañas.

El lunes surgieron más protestas: hubo una marcha de choferes de ambulancia que se dirigieron a la Asamblea Nacional, en protesta por sus condiciones laborales.

Los alzados quemaron neumáticos y bloquearon el tránsito.

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.