El primer ministro de Francia anunció una prohibición a las protestas de los chalecos amarillos en la avenida Campos Elíseos de París y en otras dos ciudades después de los disturbios del sábado en los cuales hubo saqueos e incendios por parte de vándalos que al parecer son ajenos al grupo.

El premier Edouard Philippe dijo que la prohibición aplicaría durante un periodo no especificado en los barrios que han sido “más impactados” en las ciudades de París, Bordeaux y Toulouse, en donde ha habido constante destrucción.

Philippe anunció las nuevas medidas de seguridad el lunes después de reunirse con el presidente francés Emmanuel Macron y altos funcionarios de seguridad para evitar que se repita la violencia registrada el sábado. También informó que el jefe de la policía parisina, Michel Delpuech, será reemplazado después de esta semana por el prefecto Didier Lallement.

El presidente francés Emmanuel Macron durante una reunión en el Palacio del Elíseo en París, el lunes 18 de marzo de 2019. (Ludovic Marin/Pool Photo vía AP)
El presidente francés Emmanuel Macron durante una reunión en el Palacio del Elíseo en París, el lunes 18 de marzo de 2019. (Ludovic Marin/Pool Photo vía AP)

Las imágenes de destrucción, incluido un incendio en un banco que envolvió en llamas un edificio residencial y puso en peligro la vida de una madre y su hijo, podría erosionar el apoyo del público.

Pero la renovada atención ha revitalizado a algunos manifestantes, que tomaron las redes sociales y convocaron a más protestas este sábado para ocupar la avenida parisina y exigir menos impuestos y más apoyo a los trabajadores de grandes empresas.

Las tiendas de lujo ubicadas en los Campos Elíseos permanecieron cerradas y protegidas con tablas el lunes. Algunas de ellas fueron saqueadas y quemadas.

El ministro de finanzas sostuvo una reunión el mismo lunes con grupos que representan a las pequeñas empresas, a restaurantes, hoteles, aseguradoras y bancos para estimar el impacto económico de las protestas.

La Cámara de Comercio de la región de París dijo que 91 negocios sufrieron consecuencias de los disturbios del sábado, de los cuales 80% tienen daños severos. Pidió un “plan de emergencia” para apoyar a los comerciantes y empleados afectados.

Uno de los funcionarios de seguridad convocado por Macron, el secretario francés de Estado de Seguridad, Laurent Nuñez, reconoció que la respuesta de la policía francesa a los disturbios del sábado fue un “fracaso”.

Nuñez comentó a la radiodifusora RTL que la policía se había preparado para un resurgimiento de la violencia. Agregó que las autoridades fueron “menos reactivas” el sábado que en otras manifestaciones, y fueron notablemente más cautos sobre el uso de balines de goma debido a que han provocado heridas en protestas anteriores.

El mes pasado, el Parlamento francés aprobó una iniciativa respaldada por el gobierno de Macron para evitar la violencia en futuras protestas y para ayudar a las autoridades a mantener el orden. La ley “contra los alborotadores” no ha entrado en vigor debido a que el Consejo Constitucional debe evaluarla primero.

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes

Temas: Categorías: Mundo

Video Destacados