En medio de crecientes tensiones entre Francia e Italia, París convocó a su embajador en Roma después que el viceprimer ministro italiano se reunió con manifestantes del movimiento chalecos amarillos y formuló una serie de críticas al gobierno del presidente francés Emmanuel Macron.

La vocera de la cancillería francesa Agnes von der Muhll dijo en un comunicado el jueves que se convocó al embajador en Roma para “consultas” y exhortó a Italia a regresar a las relaciones amistosas dignas de “nuestro destino común”.

El viceprimer ministro italiano Luigi Di Maio se reunió esta semana con partidarios de los chalecos amarillos que quieren presentarse a las elecciones al Parlamento Europeo en mayo. Di Maio ha dicho que su movimiento populista está dispuesto a ayudar a los manifestantes franceses y ha acusado a Francia de promover la crisis de migración europea.

La cancillería francesa calificó la declaración de injerencia “inaceptable” en la democracia francesa y hecho sin precedentes desde que los dos vecinos ayudaron juntos a crear la Unión Europea.

“La campaña electoral europea no puede justificar la falta de respeto por cada pueblo o por su democracia”, dijo von der Muhll.

En enero, el ministro del Interior italiano Matteo Salvini dijo que Macron era un “presidente pésimo”. Expresó la esperanza de que los votantes franceses enviaran un mensaje a Macron al demostrar su apoyo a la derechista Marine Le Pen, una aliada de Salvini en el escenario político europeo.

Di Maio provocó malestar en enero al acusar a Francia de aplicar políticas colonialistas en África, lo que motivó una convocatoria al embajador italiano en París por parte de la cancillería francesa. Adicionalmente, Roma acusó a Francia de enviar migrantes menores de edad al otro lado de la frontera sin autorización.

“Desde hace meses, Francia ha sido objeto de acusaciones reiteradas, ataques infundados y declaraciones indignantes, dijo von der Muhll. “Es algo sin precedentes desde el fin (de la Segunda Guerra Mundial). Tener desacuerdos es una cosa, explotar la relación con fines electorales es otra”.

Tras reunirse con miembros del grupo de chalecos amarillos Unión por la Iniciativa Ciudadana el martes, Di Maio alardeó en Twitter que “el viento del cambio ha cruzado los Alpes”.

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes

Categorías: Mundo