Redacción BLes – Decenas de creyentes pidieron a los líderes reunidos en la Asamblea de Naciones Unidas que se ponga fin al que posiblemente sea el mayor genocidio de nuestro tiempo.

Un centenar de personas con camisetas amarillas se concentraron, cerca de la sede la ONU, para pedir que se ponga fin a la masiva persecución encubierta que sufre Falun Dafa en China, informó Epoch Times.

Falun Dafa o Falun Gong es una disciplina espiritual de la Escuela Buda que incluye ejercicios de qigong, una meditación y un conjunto de enseñanzas morales basadas en Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

[Qué se aprobó en la resolución del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca por la crisis en Venezuela]

Su inmensa popularidad que fue percibida por el régimen comunista como una amenaza a su autoridad. Según algunas estimaciones, la disciplina contaba con unos 100 millones de practicantes a fines de la década de 1990.

Practicantes de Falun Dafa o Falun Gong con camisetas amarillas se concentran pacíficamente en la plaza de las Naciones Unidas, el 24 de septiembre de 2019. (Eva Fu/The Epoch Times)
Practicantes de Falun Dafa o Falun Gong con camisetas amarillas se concentran pacíficamente en la plaza de las Naciones Unidas, el 24 de septiembre de 2019. (Eva Fu/The Epoch Times)

En julio de 1999, el entonces líder del partido comunista chino, Jiang Zemin, lanzó una brutal campaña para erradicar la práctica bajo tres consignas: Difámenlos, arruínenlos económicamente y destrúyanlos físicamente, de acuerdo al nominado al premio Nobel de la Paz y exsecretario de Estado canadiense para la región Asia-Pacífico, David Kilgour.

[“Si quieres democracia, conserva tu soberanía. Y si quieres paz, ama a tu nación”: El mensaje de Trump en la ONU]

Asesinados por sus órganos

Durante los últimos 20 años, un masivo número de seguidores de esta disciplina milenaria han sufrido arrestos arbitrarios, detenciones, lavados de cerebro, violaciones, torturas, muerte y la horrenda práctica de la extracción forzada y masiva de órganos a practicantes de Falun Dafa vivos, según denunció el abogado de Derechos Humanos, David Matas, también nominado al premio Nobel de la Paz por ser coautor junto a Kilgour de la investigación: “Cosecha sangrienta“.

En junio de 2016, los prestigiosos investigadores Kilgour y Matas junto al escritor y defensor de los Derechos Humanos, Ethan Gutmann, publicaron una nueva revisión y actualización de sus informes previos, donde concluyeron que:

  • El volumen de trasplantes de órganos en China es mucho mayor que lo indicado por las estadísticas oficiales del gobierno chino.
  • La fuente de la mayor parte del enorme volumen de órganos para trasplante es el asesinato de inocentes: uigures, tibetanos, cristianos en clandestinidad y, principalmente, practicantes de Falun Gong.
  • El robo de órganos en China es un crimen del que el Partido Comunista, las instituciones estatales, el sistema de salud, los hospitales y la profesión del trasplante son todos cómplices.
  • La comunidad intergubernamental del mundo debe establecer una investigación independiente sobre el abuso de trasplantes de órganos en China.
  • La comunidad del trasplante mundial debería conectarse y colaborar con la comunidad china del trasplante sólo si ésta cumple con los criterios establecidos.
  • El turismo de órganos a China no debe estar amparado en la confidencialidad médica, sino que debe estar abiertamente monitoreado.
  • Ninguna nación debe permitir a sus ciudadanos ir a China para conseguir órganos hasta que China haya permitido que se investigue completamente la extirpación de órganos a prisioneros de conciencia, tanto en el pasado como en el presente.

“Si nos fijamos en toda la propaganda contra Falun Gong, es la incitación al odio en la forma más baja … dentro de un contexto chino, donde no hay declaraciones contrarias … es incitación al odio, incitación al genocidio”, dijo Matas a Epoch Times.

“Lo que vemos es la industria del trasplante de órganos expandiéndose con el tiempo”, señaló Matas. “El suministro de órganos nunca ha sido un problema, las limitaciones del sistema han sido los médicos, los hospitales, camas, el personal de enfermería, la formación. Por lo que el número, año tras año, ha ido creciendo debido a que las instalaciones y la capacidad, no la disponibilidad de órganos, se incrementó”, destacó.

Voces internacionales

Organismos de todo el mundo como la Cámara de Representantes de EE. UU. o el Parlamento europeo se han pronunciado sobre el particular, instando al régimen comunista chino a poner fin a la sustracción forzada de órganos y a la persecución de esta disciplina espiritual de la Escuela Buda, sin lograr ningún avance.

“Se han recibido noticias reiteradas y fidedignas relacionadas con la práctica sistemática y autorizada por el Estado de extraer sin consentimiento órganos de presos de conciencia en la República Popular China, en particular, de practicantes de la meditación y los ejercicios pacíficos de Falun Gong, aunque también de uigures, tibetanos y cristianos”, declaró la entidad europea en 2016.

El régimen comunista, que mantiene un bloqueo informativo con el exterior, controla Internet y todos los medios de comunicación de la nación, niega las acusaciones.

El martes, los practicantes de Falun Dafa se dieron cita en la Plaza de las Naciones Unidas para denunciar la salvaje persecución que cambió sus vidas para siempre, y pedir que se detenga el genocidio que el Partido Comunista está llevando a cabo en China a espaldas del mundo, hechos de los que cada vez se dan a conocer más evidencias.

Sigue leyendo:

. Qué se aprobó en la resolución del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca por la crisis en Venezuela.

. EE. UU. anuncia que pondrá fin a la práctica de ‘atrapar y liberar’ a inmigrantes ilegales.

. El presidente Trump insta a todos los países a proteger las comunidades religiosas en el mundo.

Le puede interesar: Informe especial: ‘Bodies’, la macabra exposición de cadáveres plastinados

videoinfo__video2.bles.com||6c0e23ceb__

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante a la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.