Con dos erupciones del volcán del Monte Sotupan, el 16 de diciembre, informadas por el Daily Mail, la atronadora activación del “Anillo de Fuego”, la cadena de volcanes que bordea el Océano Pacífico despierta las alarmas, junto con los cerca de 40 terremotos significativos de las últimas 24 horas.

Porque además, el día anterior, el volcán activo Popocatépetl, ubicado en centro de México, también explotó, causando aún mayor preocupación, porque ha sido llamado la montaña más peligrosa de Norteamérica.

El Sotupan lanzó gigantescas columnas de humo y fuego, de más de 8 kilómetros de altura, por lo que las autoridades alertaron a los habitantes de la isla Sulawesi, y se restringió un área de varios kilómetros a su alrededor. Este es uno de los 120 volcanes de Indonesia, conectados al Anillo de Fuego.

En cuanto a Popocatépetl, fueron varias las explosiones registradas, algunas con magma y humo, que lanzaron una fuerte lluvia de cenizas a las áreas próximas. La alerta emitida por la organización de Protección Civil está en Fase 2, que indica relativo control de la situación, de acuerdo con el medio Fayer Wayer.

Este amenazador volcán ha sido catalogado como de extrema peligrosidad para la población de 25 millones de personas que podrían estar a su alcance, los habitantes de Ciudad de México, según Freedomoutpost

Alarma: 2 Erupciones volcánicas y docenas de terremotos golpearon el “Anillo de fuego” en 24 horas
Los puntos rojos ubican a los volcanes vinculados al llamado Cinturón de Fuego.

Según los expertos, “Don Goyo” como también se le llama a la montaña de 5.426 metros de altura, en el pasado ha enterrado ciudades aztecas enteras, pirámides incluidas, con sus inmensos flujos de lodo, relata el mismo medio.

De toda las serie de terremotos recientes, sobresale uno de 6.1 grados en Indonesia y otro de 5.9 grados en Australia, los demás fueron por encima de 2.5 grados, medida a partir de la cual se consideran significativos.

Para algunos de los “expertos” de los Estados Unidos, el incremento de estos fenómenos telúricos se debe más bien a que últimamente se han mejorado las técnicas de “detección” de las mismas, aunque hay quienes consideran que el planeta se está haciendo cada vez más inestable.

Por otro lado, resulta notoria la ausencia de este tipo de información para los estadounidenses que “no tienen idea de lo que está sucediendo”, según el Freedomoutpost.  

El Cinturón de Fuego del Pacífico vincula  a la mayoría de los supervolcanes del planeta incrementando con ello la necesidad de previsiones adecuadas en pro de la protección.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.