WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump anunció el lunes que Estados Unidos designó a la Guardia Revolucionaria de Irán como una “organización terrorista extranjera”, en su campaña por aumentar la presión internacional sobre el país de Medio Oriente.

Es una acción sin precedentes debido a que Washington no había utilizado la designación para toda una entidad gubernamental.

“Esta medida sin precedente, encabezada por el Departamento de Estado, reconoce la realidad de que Irán no es solamente un estado patrocinador del terrorismo, sino que la Guardia Revolucionaria Iraní participa, financia y promueve el terrorismo como herramienta política”, dijo Trump en un comunicado.

El ministro iraní de relaciones exteriores Mohammad Javad Zarif envió una carta al presidente Hassan Rouhani pidiéndole incluir al ejército estadounidense en la lista de “grupos terroristas”, según la agencia de noticias IRNA.

Zarif además envió una nota de protesta a la embajada suiza en Teherán, que se encarga de los intereses estadounidenses en Irán.

Las autoridades en Estados Unidos han dicho que la acción aislará más a Teherán y dejará claro que Estados Unidos no tolerará el continuo apoyo del país a grupos rebeldes y a otras organizaciones que desestabilizan al Medio Oriente.

Por su parte el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, también hizo el anuncio a través de su cuenta de Twitter y agregó que “nosotros vamos a ayudar al pueblo de Irán a recuperar su libertad”.

“El uso del terrorismo es fundamental para la política exterior del régimen iraní. La designación los -Cuerpos de la Guardia Revolucionaria- IRGC, ayudará a matar de hambre al régimen de los medios para ejecutar esta política destructiva. La presión máxima será implacable hasta que el régimen de Irán abandone sus ambiciones mortales”, escribió Mike Pompeo.

La medida permite a Estados Unidos negarle la entrada al país a quien haya dado apoyo material a la Guardia Revolucionaria, y le permite procesar a quien haya violado las sanciones que pesan sobre Irán. Ello podría afectar a compañías o empresarios europeos o asiáticos que tengan contacto alguno con las diversas filiales de la Guardia.

Además, la medida complicará gestiones diplomáticas. Al no aceptar excepciones, la medida implica que militares y diplomáticos estadounidenses no podrán interactuar con autoridades iraquíes o libanesas que hayan tenido algún contacto con la Guardia Iraní o entidades afines.

Ir a la portada de BLes.          

Categorías: Mundo