A pesar de que el presidente Emmanuel Macron ha cedido en sus intentos de elevar los impuestos y ha aumentado el salario básico, los franceses insatisfechos, vistiendo los chalecos amarillos, desarrollaron la sexta jornada sabatina de protestas, el 22 de diciembre, en París.

A pesar de que ha disminuido la afluencia de ciudadanos a las calles, todavía cientos de ellos salieron a manifestarse a las calles de París y de una docena de provincias de Francia, según el medio Le Parisien. El movimiento que comenzó de manera autoconvocada mantiene el apoyo del 70% de los franceses.

Macron concede razón a los “chalecos amarillos” pero estos no ceden en sus protestas.
El 21 de diciembre se registró la décima víctima, al chocar contra una fila de camiones detenidos por los chalecos amarillos.

Aunque se suponía que iban a “marchar a Versalles”, cambiaron de planes para encontrarse en Montmartre y luego marchar por las calles de París.

El medio de convocatoria principal es Facebook, desde el cual varios miles de personas han mostrado interés en las marchas, incluyendo llamamientos para bloquear el acceso de los camiones de carga pesada en las fronteras del país.

Entretanto, se elevan a 10 los muertos a causa de las protestas, porque el 21 de diciembre un hombre estrelló su auto contra una fila de camiones detenidos por los chalecos amarillos, según el mismo medio.

Macron concede razón a los “chalecos amarillos” pero estos no ceden en sus protestas
El presidente Emmanuel Macron ha cedido al algunas de las demandas de los manifestantes.

Christophe Castaner, el Ministro del Interior, recalcó la “seria responsabilidad” de quienes siguen con el movimiento.

“Tiene que parar. Nueve muertos es también la realidad del movimiento del chaleco amarillo”, dijo el ministro, de acuerdo con Le Parisien.

Cabe anotar que las muertes no se han producido en los enfrentamientos con las autoridades, sino por accidentes automovilísticos, en su mayoría.

El enfriamiento de las protestas se atribuye a las concesiones realizadas por el presidente, entre las que se cuentan horas extras libres de impuestos y la congelación de los precios del gas y la electricidad este invierno. Se calcula que las medidas cuesten unos 13.000 millones de dólares, según British Telecomunications BT.

No obstante, siguen sin solucionar el establecimiento de un sistema de consultas de iniciativa ciudadana y la eliminación de los privilegios de los políticos. Además la masiva inmigración, el globalismo y otros temas de agenda mundial.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.