Redacción BLes-El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, durante una conferencia de prensa en el Instituto de Relaciones Internacionales en París el domingo por la tarde, al hablar de las denuncias por abusos en los campos de detención de uigures en Xinjiang ignoró las preocupaciones por derechos humanos de los países europeos y advirtió contra la interferencia en los asuntos chinos.

Tras la pandemia provocada por el virus del PCCh, el ministro Wang Yi se encuentra de gira en Europa en busca de reactivar el comercio y las tensas relaciones provocadas por la crisis económica y sanitaria a nivel mundial debido al virus.

Tal como informó AP News, Wang durante la conferencia en París reiteró la afirmación de que todos los enviados a centros de reeducación en Xinjiang han sido puestos en libertad y reasignados a sus puestos de trabajo. Paralelamente distintos grupos de derechos humanos y familiares informan que las detenciones de musulmanes uigures continúan activamente sin siquiera informar a las familias sobre sus paraderos y estados de salud.

Según replicó FOX Wang Yi dijo: “Los derechos de todos los aprendices en el programa de educación y formación, aunque sus mentes han sido invadidas por el terrorismo y el extremismo, están totalmente garantizados. Ahora ya no hay nadie en el centro de educación y formación”.

Mientras las autoridades chinas generalmente evitan dar declaraciones sobre la situación de los uigures en Xinjiang. Aumentan las denuncias que aseguran que  el gobierno del régimen chino ha detenido a un millón o más de miembros de minorías étnicas turcas en Xinjiang, manteniéndolos en campos de concentración y prisiones donde son sometidos a disciplina ideológica, obligados a renunciar a su Fe, su idioma y también son abusados ​​físicamente. 

Cuando se le preguntó sobre la polémica Ley de Seguridad impuesta sobre Hong Kong, que viola los pactos y acuerdos internacionales firmados por el régimen comunista sobre mantener la independencia del territorio, Wang respondió: “Ciertamente no podíamos quedarnos de brazos cruzados y dejar que el caos continuara, así que promulgamos una ley que mantiene la seguridad nacional que se adapta específicamente a la situación de Hong Kong”.

El día viernes Wang mantuvo una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron, según un portavoz del gobierno francés, Macron expresó su gran preocupación por la situación en Hong Kong y los derechos humanos, en particular de los uigures. También habría mencionado la necesidad de que China respete sus compromisos internacionales. 

Durante la misma conferencia, según reportó el SCMP el ministro Wang hizo un pedido especial a la comunidad europea para enfrentar de forma conjunta con el régimen chino a las supuestas “fuerzas extremistas” de los Estados Unidos que presionan por formar alianzas para frenar el avance chino a nivel global. 

El ministro de Relaciones Exteriores de China pronunció durante su discurso el domingo sus comentarios antiestadounidenses más fuertes en lo que va del viaje, aumentando su tono confrontativo desde sus paradas anteriores en Italia, Holanda y Noruega. Aún queda la esperada visita a Alemania durante la tarde del lunes.

Andrés Vacca-BLes.com