Redacción BLesUn ministro australiano fue diagnosticado con parálisis de Bell después de que los espectadores notaron su ‘ojo caído’ durante una conferencia en vivo. El ministro había recibido en mayo la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca lo que podría tener relación con dicho síntoma, acorde a lo que reportó Great Game India. 

Victor Dominello, ministro de Atención al Cliente de Nueva Gales del Sur, fue diagnosticado con parálisis de Bell, luego de someterse a una revisión médica tras haber sufrido una parálisis facial mientras se encontraba brindando una conferencia de prensa en directo de actualización de COVID-19 (Virus PCCh). 

El miércoles por la noche, Dominello confirmó el diagnóstico de parálisis facial temporal, en Instagram. 

“En la rueda de prensa de esta mañana, varias personas comentaron mi ojo caído”, escribió el ministro, contando que “algunos pensaron que estaba guiñando el ojo al camarógrafo, y que otros “pensaron que había tenido un derrame cerebral”. “De hecho, me han diagnosticado parálisis de Bell”, dijo.  

Según contó, el mismo miércoles se despertó con pinchazos en el lado derecho de la lengua, pero no notó ninguna anomalía en su ojo. 

“Hace unas 48 horas sentí un dolor en el cráneo detrás de la oreja derecha. Esta mañana me desperté con alfileres y agujas en el lado derecho de la lengua”, escribió. 

También dijo que solo se lo tomó más en serio cuando varias personas le enviaron captura de pantalla de la conferencia de prensa y algunas otras lo contactaron, agradeciendo a todos los que se habían preocupado por su estado. 

Curiosamente, según había anunciado el ministro Dominello anteriormente, también a través de Instagram, su segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca (también conocida con el nombre de Covishield en algunos países), estaba prevista para el 19 de agosto, el mismo día de la conferencia en la que sufrió la parálisis.  

Le recomendamos: Se DERRUMBA la imagen de Biden tras la toma de los talibanes en Kabul

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Pero los medios que reportaron los síntomas de parálisis que sufrió el ministro a la vista de todos lo que lo estaban viendo en la conferencia de prensa, omitieron este dato.  

Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos, “La parálisis de Bell, también conocida como parálisis facial idiopática, es una forma de parálisis facial temporal o debilidad en un lado de la cara. Es el resultado de la disfunción del par craneal VII (nervio facial) que dirige los músculos de un lado de la cara, incluidos los que controlan el parpadeo y el cierre de los ojos y las expresiones faciales como sonreír”.

Otros síntomas que menciona pueden incluir boca caída, babeo, incapacidad para cerrar los ojos (que causa sequedad del ojo) y lagrimeo excesivo en un ojo. Los individuos también pueden tener dolor facial o sensación anormal, gusto alterado e intolerancia a ruidos fuertes. 

También especifica que se desconoce su causa exacta, que generalmente afecta solo un lado de la cara, pero que puede afectar a ambos lados. Si bien, según informa el Instituto, para mejorar puede o no requerir tratamiento, las funciones faciales suelen recuperarse parcial o totalmente en seis meses, aunque en algunos casos, la debilidad muscular residual dura más o puede ser permanente. 

Antecedentes de parálisis facial por las vacunas del Virus PCCh 

Según informó el medio canadiense, Global News, el departamento del Gobierno de Canadá responsable de la política sanitaria nacional (Health Canada), añadió la parálisis de Bell como advertencia en las etiquetas de la vacuna COVID-19 de Pfizer, luego que se registraron 206 casos. 

La etiqueta de la vacuna Moderna Covid-19 ya viene con información sobre los casos reportados de parálisis de Bell, informó el medio canadiense y agregó que Health Canada aseguraba en un comunicado que, “continúa evaluando este problema para todas las vacunas COVID-19 autorizadas”. 

Acorde a un informe anterior del Great Game India, en septiembre de 2020, los ensayos de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca se detuvieron debido a la aparición de casos de un síndrome inflamatorio conocido como mielitis transversal, que también puede provocar parálisis.

Vanesa Catanzaro – BLes.com