El magnate ha mostrado su favoritismo hacia el régimen de Xi Jinping mientras asegura jugosos contratos y prestaba asesoramiento sobre las relaciones con EEUU

Para Michael Bloomberg parece no ser suficiente influir en la política estadounidense. Detrás de sus millonarias donaciones a favor de Joe Biden cuando era candidato, hay lazos con el comunismo chino que datan de hace años.

Ejecutivos de Bloomberg LP se han reunido a lo largo del tiempo con los principales miembros del Partido Comunista Chino (PCCh). Dichos encuentros ha establecido alianzas y discusiones sobre «la introducción de historias chinas al mundo», también se tocan temas de geopolítica como el tenso reclamo del Mar de China Meridional. En las reuniones han participado incluso funcionarios chinos encargados de controlar el Internet en ese país.

El dueño de la empresa estadounidense dedicada a servicios financieros y de comunicación es más que un entusiasta de la política. Él mismo quiso llegar a la Casa Blanca, gastó 1000 millones de dólares para lograr la candidatura demócrata. Sin embargo, luego enfocó todos su esfuerzos en apoyar a Biden, convirtiéndose en uno de sus mayores donantes.

Desde el bando republicano han denunciado que habría comprado votos en Florida, al pagar deudas de unos 32000 condenados para que estos tuvieran de nuevo su derecho al sufragio, sin contar 100 millones de dólares donados para la campaña de Biden en Florida y otros 15 millones para publicidad en Ohio y Texas.

Queda claro que el magnate busca mover fichas dentro y fuera de EE.UU. Si miramos hacia China, los lazos son más que evidentes según fotos y una investigación difunda por Alexander Marlow, editor en jefe de Breitbart News, en su nuevo libro.

Reuniones con el régimen

Han sido varias reuniones entre empleados de Bloomberg LP y el régimen chino. El editor del portal hace un repaso de varios encuentros. Uno ocurrió 19 de agosto de 2015 cuando el propio Bloomberg se reunió con Jiang Jianguo, subdirector del Departamento de Publicidad del Partido Comunista de China y la Oficina de Información del Consejo de Estado (SCIO en inglés). Allí trataron temas como «el intercambio y la cooperación internacionales en el campo de los medios».

Meses más tarde, Kevin Sheekey, el vicepresidente ejecutivo global de Bloomberg LP, se reunió con el mismo funcionario. En 2020 Sheekey se convirtió en el director de campaña de Michael Bloomberg para la presidencia.

No queda allí, en 2018 tanto el régimen chino como el emporio de noticias conversaron sobre «las relaciones entre China y Estados Unidos». El PCCh habría recibido asesoría del principal editor de Bloomberg sobre cómo «presentar China al mundo». La investigación revela otros encuentros confirmados además por el Partido Comunista.

“Xi Jinping no es un dictador»

Para Bloomberg, el mercado chino es especialmente importante dado que su negocio principal es vender información financiera a inversores. Desde 2015 el multimillonario ha liderado los esfuerzo para facilitar a las empresas estadounidenses el comercio en moneda china, según una nota publicada en enero de 2020 por The Washington Post.

En pocas palabras, el gigante asiático es una ficha clave en sus negocios. En total, China bajo el control del PCCh representa el 1 % de los ingresos de Bloomberg LP y Hong Kong otro 4 %, según el portal. A modo general los ingresos totales de Bloomberg LP por un valor de 10000 millones de dólares superaron las ganancias de Donald Trump como empresario en 2018 calculadas en 435 millones.

Hay otro detalle en esas acciones comerciales. Bloomberg precisa la licencia de la Oficina de Información del Consejo de Estado (SCIO), una agencia patrocinada por el Consejo de Estado de China, es decir, la dictadura china. Sin ese permiso que se renueva cada dos años, no puede operar.

Cuando era candidato, el empresario también se atrevió a excusar a la dictadura china. “Xi Jinping no es un dictador. Tiene que satisfacer a sus electores o no va a sobrevivir», dijo en una entrevista.

El amiguismo detrás del empresario

Su candidatura a la presidencia sin dudas representaba un riesgo para EE.UU. según medios de ese país que comenzaron a desentrañar las relaciones del magnate con China.

El empresario se opuso a la medida del entonces presidente Donald Trump de imponer aranceles a China por «prácticas desleales de comercio». Dijo que la decisión era «contraproducente» y que «solo tenemos que encontrar formas de trabajar juntos» con China.

En 2013 fue acusado por presuntamente prohibir la publicación de una historia a través de Bloomberg News que revelaba supuestos lazos financieros ocultos entre uno de los hombres más ricos de China y las familias de los principales líderes chinos. The New York Times reseñó cómo un año antes el medio ya había publicado varios artículos sobre la riqueza personal de las familias de los líderes chinos, incluido el nuevo jefe del Partido Comunista, Xi Jinping

También le recomendamos: El día que Hillary Clinton presentó a SOROS como el “SALVADOR” de EE. UU.

Ad will display in 09 seconds

El columnista Josh Rogin asomaba lo que podría pasar con Bloomberg en la presidencia. «EE.UU. necesita un presidente que vea claramente el desafío de China, que reconozca al gobierno chino y al PCCh por lo que son, y que crea que enfrentar ese desafío de frente es más importante que ganar dinero y llevarse bien. Mike Bloomberg no es el hombre adecuado para ese trabajo».

Oriana Rivas – Panampost.com