Redacción BLesEl lunes 15 de noviembre, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tuvo una reunión virtual con el líder del Partido Comunista Chino, Xi Jinping, para discutir diversos temas pertinentes a la tensa relación entre ambas naciones. Sorprendentemente, uno de los medios estatales chinos, aseguró que Xi amenazó con literalmente ‘quemar’ a Biden si insistía en defender la independencia de Taiwán.

Aunque algunos reportes de los medios estatales chinos, que el régimen utiliza para ‘comunicar’ sus puntos de vista, dijeron que Xi estaba ‘contento’ de hablar con su ‘viejo amigo’, otros fueron más agresivos.

La agencia estatal de noticias Xinhua, publicó un artículo titulado “China se verá obligada a tomar medidas categóricas si las fuerzas ‘independentistas de Taiwán’ cruzan la línea roja” en el cual cita al líder chino declarando durante la reunión con Biden que los intentos de ‘algunos estadounidenses’ de usar la independencia de Taiwán para ‘contener’ el crecimiento de China son la causa de la ‘nueva ola de tensiones entre ambos países’.

“Esos movimientos son extremadamente peligrosos, es como jugar con fuego”, dijo Xi. “Quien juega con fuego se quemará”.

Y agregó: “… si las fuerzas separatistas por la ‘independencia de Taiwán’ nos provocan, fuerzan nuestras manos o incluso cruzan la línea roja, nos veremos obligados a tomar medidas categóricas. En esta cuestión que afecta a la soberanía y la integridad territorial de China, no hay lugar para el compromiso”.

No es inusual que los medios estatales chinos usen este tipo de retórica para intentar intimidar a sus rivales, aunque las supuestas palabras citadas por Xinhua parecen exceder lo que un líder mundial diría a otro especialmente cuando se refirió a él como ‘viejo amigo’.

La Casa Blanca por su lado publicó un resumen de la llamada en su sitio web donde no mencionó la supuesta intimidación del líder chino, pero sí aseguró que Biden tocó temas sensibles para Beijing como Tíbet, Xinjiang, Hong Kong y Taiwán.

“El presidente Biden expresó su preocupación por las prácticas de la RPC (República Popular de China) en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong, así como por los derechos humanos en general”, dice el resumen de la Casa Blanca.

Biden también aseguró que Estados Unidos mantiene su interés en que Beijing permita el libre tránsito en aguas internacionales, donde se ha mostrado cada vez más agresivo reclamando soberanía en islas japonesas y en territorio de las Filipinas.

El presidente estadounidense reiteró su intención de mantener la ‘diplomacia de la ambigüedad’:

“En cuanto a Taiwán, el presidente Biden subrayó que Estados Unidos sigue comprometido con la política de ‘una sola China’, guiada por la Ley de Relaciones con Taiwán, los tres Comunicados Conjuntos y las Seis Garantías, y que Estados Unidos se opone firmemente a los esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo o socavar la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán”.

Es decir, mientras dice no reconocer a Taiwán como soberano, promete defender su estatus de país independiente.

Si bien algunos de los medios chinos describieron la reunión como algo positivo, donde ambos líderes estuvieron de acuerdo en competir pero no al punto de entrar en conflicto, y que Biden aseguró que Estados Unidos no está buscando una nueva ‘guerra fría’, la relación entre ambos países está en su punto más tenso.

Antes de terminar su gestión como secretario de Estado, Mike Pompeo declaró que los abusos del régimen chino contra los uigures en la provincia de Xinjiang constituían un genocidio.

La administración Biden reafirmó la declaración provocando la ira del régimen comunista chino.

En una entrevista reciente, la presidente de Taiwán confirmó a los medios que hay tropas americanas entrenando militares taiwaneses, demostrando una vez más el compromiso de Estados Unidos de defender a Taiwán más allá de las declaraciones en la prensa.

 Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.