BRUSELAS (Reuters) – La primera ministra británica, Theresa May, dijo el viernes que las conversaciones sobre el Brexit están progresando, pero que aún restan asuntos importantes sobre el acuerdo de divorcio y la frontera con Irlanda, miembro de la Unión Europea.

Tras reunirse en Bruselas con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, May describió su encuentro como positivo y presentó una imagen en la que las dos partes están más cerca del acuerdo para lograr que las negociaciones del Brexit avancen hacia una discusión sobre las relaciones comerciales futuras.

No obstante, poco después, Tusk reiteró que Reino Unido tiene 10 días para completar las áreas importantes de las conversaciones iniciales de divorcio, algo que dijo en Twitter que es “posible pero un gran reto aún”.

May dijo a los periodistas tras el encuentro que “todavía hay asuntos en varias materias que estamos negociando para resolverlos”.

En uno de los principales puntos de fricción -cuánto debe pagar Reino Unido cuando deje la UE-, May dijo que las dos partes están logrando progresos, pero rechazó detallar las cifras que podrían destrabar las conversaciones.

“Dije que cumpliremos nuestros compromisos y eso es de lo que hemos estado hablando”, indicó.

En lo referente a la frontera británica con Irlanda, cuyo gobierno está a punto de caer, May señaló que las autoridades de ambas naciones están hablando “sobre las soluciones para esto. Tenemos el mismo deseo, queremos garantizar que el movimiento de las personas y del comercio por esa frontera pueda continuar como hasta ahora”.