Más de 80.000 personas protestaron en Bruselas por el alto coste de la vida después de la histórica inflación del última año.

Unas 80.000 personas marcharon el lunes por la capital belga, Bruselas, para protestar por el alto coste de la vida y la falta de un aumento suficiente de los salarios frente a la alta inflación del euro.

Los manifestantes se reunieron frente a la estación de tren de Bruselas Norte, y contaron con el apoyo de varios sindicatos, especialmente los gremios de trabajadores ferroviarios que convocaron un paro para toda esta semana.

Una pantalla gigante instalada frente a la estación mostraba las palabras “La vida es demasiado cara, queremos salarios más altos“. La gente también desplegó pancartas que decían “Aumenten los salarios“, “Dinero para hospitales y escuelas“, “Liberen nuestros salarios” y “Alto al robo de salarios“.

Portando los banderines rojo, verde y azul de su sindicato y vistiendo ropas de los mismos colores, los manifestantes caminaron hasta la estación de tren de Bruselas-Sur, a unas pocas millas de distancia, utilizando las carreteras principales.

Los manifestantes y los sindicalistas corearon consignas anti-gubernamentales durante toda la marcha, la cual interrumpió el tráfico en las zonas centrales de la ciudad y contó con varios intentos de la policía de reprimir la movilización, pero fallando. Finalmente, se decidió solamente implementar medidas de seguridad alrededor de los manifestantes y dejarlos protestar.

Las manifestaciones en Bélgica reflejan otras acciones que están teniendo lugar en Europa, con muchos en todo el continente luchando para llegar a fin de mes. Un ejemplo está la huelga ferroviaria que tuvo lugar en Gran Bretaña el día martes.

Pero la manifestación en Bruselas tiene un impacto especial y muy importante, ya que en esa ciudad se ubican todos los edificios de gobierno de la Unión Europea, y en especial, el Banco Central Europeo, el principal responsable de la masiva inflación que están viviendo los países que utilizan el euro.

Reacción al aumento del costo de vida

Los manifestantes pidieron mejores salarios, señalando que el costo de vida ha aumentado más del 8% en el último año, subsecuentemente reduciendo el poder adquisitivo de los empleados, cuyos salarios no han subido más de 2%.

A pesar del sistema de indexación en práctica en Bélgica, los salarios de los empleados no están pudiendo alcanzar la suba del IPC, y los manifestantes piden un aumento adicional del 3% para acercarse a la suba de inflación, y las siguientes subas que todavía se esperan para los próximos años.

El Banco Central Europeo estima que la inflación del 2022 será del 6,8%, del 3,5% en 2023 y del 2,1% en 2024, por lo que si no se hace una actualización general, los belgas verán una fuerte caída en el largo plazo de su poder adquisitivo y de sus ahorros.

Estos países están teniendo por primera vez en una generación problemas con la inflación. La última vez que Bélgica tuvo niveles inflacionarios de este nivel fue en 1982, cuando el franco belga tuvo una inflación del 8,7%.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.