Redacción BLesEl senador estadounidense Marco Rubio, republicano por Florida, se unió al representante Chris Smith, republicano por Nueva Jersey, para pedir al Comité Olímpico Internacional (COI) que reubique los Juegos Olímpicos de Invierno 2022 de China a otro lugar, y además que le prohíba a los atletas chinos participar.

Mediante una carta enviada el jueves 21 de octubre, ambos congresistas y principales republicanos de la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China (CECC) además de solicitar lo arriba mencionado, manifestaron el rechazo de la anterior decisión del COI de “permanecer neutral en todos los asuntos políticos globales”, señalando que “tiene la obligación moral de rechazar la participación de la República Popular China en los juegos”.

El Director General del COI, Christophe De Kepper, según las indicaron los congresistas en la carta del jueves, frente a la presión para trasladar los Juegos Olímpicos a un país que no cometiera genocidio, manifestó que hacerlo violaría el mandato del COI de exhibir neutralidad política.

Incluso John Coates, vicepresidente del COI, indicó en una declaración el miércoles 13 de octubre, que no iba a presionar al régimen chino por su historial de violación de derechos humanos, declarando: “El mandato del COI es garantizar que no haya abusos de derechos humanos con respecto a la conducción de los Juegos dentro de los comités olímpicos nacionales o dentro del movimiento olímpico”.

“No tenemos la capacidad de ir a un país y decirles qué hacer. Todo lo que podemos hacer es otorgar los Juegos Olímpicos a un país, bajo las condiciones establecidas en un contrato de anfitrión … y luego asegurarnos de que se cumplan”, agregó.

Sobre esto, los legisladores escribieron: “Adoptar una posición contra el genocidio es una decisión moral, no política, y no existe ninguna exención para el COI en lo que respecta a la responsabilidad de las decisiones morales”.

“La neutralidad moral es una contradicción de términos. Lo que se les pide es que se nieguen a dignificar a las autoridades de la República Popular China con el honor de albergar los Juegos Olímpicos en su capital cuando esas mismas autoridades están llevando a cabo activamente un genocidio”, dijeron en la carta.

Los Juegos Olímpicos, programados para que comiencen en febrero, vienen experimentando una escalada de repudios por las graves violaciones de derechos humanos que comete el régimen chino en el país anfitrión. 

Muchos de quienes se oponen a que los Juegos Olímpicos se realicen en China, han pedido a los países que retiren a sus propios atletas y a patrocinadores corporativos que abandonen China, pero no se había escuchado mucho sobre prohibir la participación de los atletas chinos.

Respecto de esto, la carta decía: “El COI sabe lo que hay que hacer porque el COI lo ha hecho antes. El COI prohibió al equipo ruso durante cuatro años en 2019 debido al dopaje. El COI prohibió al equipo indio en 2012 debido a problemas de corrupción. El COI prohibió al equipo afgano en 2000 en parte debido a la discriminación de los talibanes contra mujeres y niñas. Si ese tipo de mala conducta es motivo para excluir a un equipo de los Juegos Olímpicos, seguramente el genocidio justifica con creces la misma respuesta”. 

“¿Puede el COI decir con la conciencia tranquila que Beijing ha mostrado la debida preocupación por la “dignidad humana” tal como se define en la DUDH [Declaración Universal de Derechos Humanos] y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos?”, preguntaban en la carta los legisladores. 

“Esto ciertamente no se puede decir con respecto al trato de Beijing a los uigures, tibetanos, hongkoneses, cristianos chinos, practicantes de Falun Gong, abogados defensores, periodistas ciudadanos, activistas de la sociedad civil o defensores de la democracia, continúa la carta”, continuaron.

Previamente, el 23 de julio, los senadores ya habían enviado una carta al COI, junto al congresista demócrata por Massachusetts, James McGovern, solicitando el cambio de sede de los Juegos, alegando que “no se deben celebrar Juegos Olímpicos en un país cuyo gobierno está cometiendo genocidio y crímenes de lesa humanidad”. 

“Nos parece injusto que el COI obligue a los atletas a sacrificar su conciencia para perseguir sus objetivos competitivos, o viceversa”.

El pasado domingo 17 de octubre, se conoció el arresto de dos mujeres estudiantes en Grecia, quienes intentaron izar una pancarta en la Acrópolis de Atenas, durante la ceremonia para encender la llama olímpica en la ciudad griega, en protesta contra el COI por permitir que China sea la sede.

“El COI está enviando al mundo el mensaje de que está bien hacer la vista gorda ante el genocidio y los crímenes contra la humanidad en Hong Kong, Tíbet, Turkestán Oriental y Mongolia del Sur”, dijo una de las estudiantes detenidas.

Vanesa Catanzaro – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.