El reciente anuncio de la presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de eliminar los impuestos locales apunta en dirección a cumplir su promesa de campaña de ofrecerles libertad a los madrileños.

Isabel Díaz Ayuso ganó la presidencia de la Comunidad de Madrid con la bandera de la libertad, y el mes de septiembre lo empezó anunciando que la profundizaría en el aspecto económico mediante la eliminación de todos los impuestos.

El anuncio de que eliminará todos los impuestos que son hasta ahora particulares en la Comunidad de Madrid generó profunda controversia, por lo cual la presidente salió a aclarar lo dicho.

«¿Para qué sirven todos estos impuestos? Porque no se trata en este caso de eliminar tres, grandes o pequeños, se trata de que todos son eliminados. Y por tanto el mensaje al mundo es claro: Madrid es un territorio libre, es un territorio que acompaña a la empresa, que confía en la colaboración público-privada, en el talento y, por tanto, también en el progreso».

Los términos «imposición» y «anacrónicos» son fundamentales para el análisis de su discurso. Como su nombre lo indica, el impuesto es la antítesis de lo voluntario. El ciudadano no lo elige. De igual manera anacrónico, al ser fuera del tiempo, señala cómo se vuelve un obstáculo para el progreso que destaca la presidente.

El mensaje es claro. Los impuestos que pagan los españoles en el ámbito nacional son suficientes para abrumarlos con gastos particulares. Díaz Ayuso busca convertir a Madrid en un bastión de libertad, eso incluye estar libre de impuestos.

La supresión de impuestos que destaca son sobre la instalación de máquinas recreativas en establecimientos de hostelería autorizados y el impuesto sobre depósito de residuos.

Menos impuestos, más libertad

Ampliar la libertad por medio de la reducción de impuestos asegura que sea menor el tributo al gobierno de turno y mayor el poder adquisitivo del ciudadano.  Además, invita a la inversión y vuelve a la zona más atractiva para la creación de empleo.

Luego de meses de confinamiento y cierre de negocios por causa de la interminable pandemia del coronavirus, Díaz Ayuso decidió aliviar el costo de vida de los madrileños.

Y no solo eso, Díaz Ayuso dio la bienvenida a los amantes de la libertad de todas las naciones. Entre ellos se han destacado los hispanoamericanos que huyen de regímenes socialistas que los empujaron al exilio.