Contundentes pruebas sobre campos de concentración, persecución, torturas y muertes a ciudadanos uigures, bajo el régimen del Partido Comunista Chino (PCCh)

El Gobierno de Turkestán del Este en el Exilio (ETGE) y el Movimiento de Despertar Nacional de Turkestán del Este (ETNAM) entregaron pruebas a la Corte Penal Internacional (CPI) para iniciar una investigación sobre genocidio y otras violaciones de derechos humanos ordenadas por altos funcionarios chinos.

En el informe se denuncia que el PCCh está utilizando la esterilización forzada, el aborto forzado y la planificación coercitiva contra las minorías turcas (kazajos, kirguises y uigures principalmente). 

El antropólogo alemán Adrian Zenz, es quien encabeza las investigaciones y denuncias contra el régimen chino en favor de las minorías uigures. En su último informe detalló que hace décadas existen prácticas del régimen chino para erradicar lentamente a la población uigur y turca en la zona de Turkestán Oriental, sin embargo desde 2016 las prácticas de esterilización forzada se habrían incrementado considerablemente. 

Entre 1979 y 2009, el gobierno chino informó que “impidieron los nacimientos ilegales de 3.7 millones de bebés” solo en el este de Turkestán. El informe de Zenz denuncia también que más de 3 millones de uigures, kazajos, kirguises, uzbekos, tártaros y otros pueblos turcos en el este de Turkestán han sido encerrados en campos de concentración y campos de trabajo forzado. Más de 500 000 uigures y otros niños turcos han sido separados por la fuerza de sus familias y están siendo adoctrinados en orfanatos estatales y en internados para convertirse en “ciudadanos chinos leales”.

Los detalles de la denuncia, realmente hacen suponer que la realidad supera a la ficción. Incluye torturas por electrocución, abusos sexuales, obligación a comer carne de cerdo y beber alcohol (actos de humillación extrema para los musulmanes), y le sigue un gran listado de atrocidades. 

El informe fue presentado a la CPI, si bien el régimen chino no es signatario de dicho organismo, sí lo son Camboya y Tayikistán, donde han sido gran parte de las deportaciones por parte del PCCh.

El Gobierno del Este de Turkestán en el Exilio insta a todos los gobiernos del mundo, especialmente aquellos en el mundo libre, a reconocer formalmente las atrocidades de China contra los uigures y otros pueblos turcos en el este de Turkestán como un genocidio.

Persecución a Falun Dafa

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una disciplina espiritual de la escuela Buda. Por sus efectos en la salud y sus respuestas espirituales, Falun Dafa se hizo muy popular durante su difusión pública en China entre 1992 y 1999. A comienzos de 1999, había un estimado de entre 70 y 100 millones de practicantes en China. 

El 20 de julio de 1999, el líder del PCCh, Jiang Zemin, ordenó al régimen que en un plazo de tres meses se erradique a Falun Dafa. Desde ese día comenzó una brutal persecución hacia los practicantes de Falun Dafa, que continúa hasta el día de hoy incluso fuera de China. 

Foto Archivo: Practicantes de Falun Gong sostienen pancartas en la Plaza Dag Hammarskjöld mientras se celebraban la Cumbre de las Naciones Unidas el 23 de septiembre de 2019.(MingHui.org)

La persecución de Falun Gong es una campaña ateísta ordenada por el Partido Comunista Chino, y liderado por la oficina 610, un grupo de tareas especial extra constitucional, creado específicamente para exterminar a los practicantes de Falun Dafa. La campaña se centra en la implementación de un sistema de propaganda ateo y de desprestigio hacia Falun Dafa, un programa de conversión ideológica y reeducación forzada y una variedad de medidas coercitivas ilegales, como detenciones arbitrarias, trabajo forzado, tortura física, sustracción forzada de órganos y muerte. 

A pesar de los esfuerzos constantes y recursos invertidos por el PCCh, Falun Dafa continúa con su expansión alrededor del mundo difundiendo sus valores de rectitud, basados en la Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Andrés Vacca – Bles.com