Redacción BLesTras el fuerte golpe recibido por Estados Unidos con la caída de Afganistán en manos de los talibanes, el grupo terrorista Hezbolá anunció el envío del primer petrolero iraní al Líbano, al que seguirían otros. 

Este envío implica un desafío a las prohibiciones impuestas por Estados Unidos y la comunidad internacional a la comercialización del petróleo iraní, informó The Jerusalem Post del 22 de agosto. 

El anuncio fue hecho por el secretario general de Hezbolá en Líbano, Sayyed Hassan Nasrallah, quien también dijo que pocos días después zarparán otros buques tanque con la misma trayectoria. 

Además, Nasrallah advirtió a Israel y a EE. UU. que “desde el momento en que el barco iraní zarpe, [Hezbolá] lo considerará territorio libanés” y que no debían desafiar a su organización en este asunto.

El primer barco, dijo, llevaría combustible diesel, ya que esa es actualmente la principal prioridad.

Previamente se han sucedido serios enfrentamientos entre Israel e Irán, en los que ambos países han realizado ataques contra los petroleros de su oponente. 

Por otro lado, tras la fuerte presión aplicada por la administración Trump sobre Irán, la administración Biden respaldada por los demócratas muestra un acercamiento a este país.

Así se interpreta el levantamiento de las sanciones impuestas al grupo terrorista houthi, de Yemen, apoyado por Irán.  

“Después de una revisión exhaustiva, podemos confirmar que [el secretario de Estado Antony Blinken] tiene la intención de revocar las designaciones de Organización Terrorista Extranjera y Terrorista Global Especialmente Designado de Ansarallah [hutí]”, anunció el Departamento de Estado el 5 de febrero.

Adicionalmente, Blinken, destacó las intenciones del presidente, Joe Biden, de regresar al acuerdo nuclear, conocido formalmente como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), pero dijo que Irán debería también cumplir plenamente con el acuerdo.

El expresidente Trump ha argumentado desde la campaña de 2016 que Irán estaba ocultando algunas de sus acciones y fallando en sus compromisos internacionales. De hecho por este motivo Trump decidió retirar a EE. UU. del acuerdo nuclear. 

Irán admitió públicamente haber incumplido el acuerdo en 2019, demostrando que las advertencias previas de Trump eran ciertas. En 2018 el expresidente ya se había retirado del acuerdo y vuelto a imponer las sanciones económicas estadounidenses.

Le recomendamos: ¿Lo hicieron A PROPÓSITO? | ¿Qué PASÓ con el armamento? | ¿La imagen del avión es FALSA?

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Irán, además de enriquecer uranio más allá de los límites permitidos que podría implicar la producción de bombas nucleares, financia ampliamente a los grupos terroristas. 

La toma Talibán de Afganistán podría tener otras serias repercusiones geopolíticas, que tiendan a fortalecer a los grupos terroristas, entre ellos a ISIS y Al-Qaeda, más aún teniendo en cuenta las vinculaciones del régimen comunista chino. 

En este contexto, el columnista, abogado y experto en China, Gordon Chang, escribió una nota argumentando que el Partido Comunista de China (PCCh) ha estado ayudando al grupo terrorista de los talibanes por décadas, vendiéndole armas.

Ahora, tras el desastre político y humanitario causado en Afganistán, ahora Beijing intenta presentar una imagen positiva de los terroristas.

Aun cuando el PCCh ha estado proveyendo de armas y logística que los talibanes usaron para matar americanos, un presidente tras otro, incluyendo George Bush quien fue quien ordenó la invasión de Afganistán después del atentado a las Torres Gemelas, han hecho la vista gorda, escribió Chang.

“La embajada de China en Kabul ha permanecido abierta en los últimos días, señal de que Beijing ha llegado a un acuerdo con los talibanes durante el rápido fracaso del gobierno afgano”, señala el columnista como otra prueba de que el PCCh ha mantenido contacto con los terroristas antes de la toma de poder.

José Hermosa – BLes.com