Redacción BLes– El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, admitió el martes 24 de agosto que sus combatientes seguían su antigua trayectoria en la comisión de crímenes contra las mujeres, y dijo que necesitarían algún tiempo para acostumbrarse a las nuevas políticas.

“Nos preocupa que nuestras fuerzas, que son nuevas y aún no han recibido un buen entrenamiento, puedan maltratar a las mujeres”, dijo Mujahid, según The New York Times. “No queremos que nuestras fuerzas, Dios no lo quiera, dañen o acosen a las mujeres”.

Sus declaraciones se produjeron después de que se recibieran más informes sobre asesinatos y violaciones de mujeres y niños por parte de los combatientes del grupo militante, con imágenes de mujeres asesinadas simplemente por su vestimenta y con la destrucción de carteles públicos con modelos femeninas.

Los talibanes eran recordados sobre todo por el mal trato que dispensaban a las ciudadanas, a las que se prohibía salir de casa sin que sus familiares varones las acompañaran, y que eran castigadas por infringir las normas con palizas, torturas o la muerte por lapidación.

Pero los talibanes habían manifestado que esta vez respetarían los derechos de las mujeres. Los casos que demostraron lo contrario de sus promesas, como dijo Mujahid, serían “temporales” hasta que salieran nuevos procedimientos.

Mientras tanto, aconsejó a las mujeres afganas que no salgan de sus viviendas y que reciban su salario desde casa.

Según The New York Times, el adjunto del comité de asuntos culturales de los talibanes, Ahmadullah Waseq, dijo lo mismo esta semana.

Dijo que los talibanes no impedirán que las mujeres afganas trabajen siempre que lleven el hiyab puesto, pero que como ahora sigue siendo una “situación militar”, es mejor que se queden en casa por su propia seguridad.

Le recomendamos: El régimen chino DEFIENDE la política de los talibanes CONTRA la mujer

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

La representación mediática de los talibanes era prometedora, pero, como señaló el medio, la historia demostró que no eran excelentes para que sus palabras coincidieran con sus acciones.

La directora asociada de derechos de la mujer de Human Rights Watch, Heather Barr, dijo que eran las mismas palabras que repitieron la última vez que controlaron Afganistán.

“La explicación era que la seguridad no era buena, y que estaban esperando a que la seguridad fuera mejor, y entonces las mujeres podrían tener más libertad”, dijo. “Pero, por supuesto, en esos años que estuvieron en el poder, ese momento nunca llegó, y puedo prometerles que las mujeres afganas que escuchan esto hoy están pensando que tampoco llegará esta vez”.

Si se compara con la forma en que los talibanes incumplen sus votos de no buscar represalias, pero siguen apareciendo informes innegables de que van de puerta en puerta buscando y matando a ciertos ciudadanos, no se pueden albergar grandes esperanzas de ningún cambio.

“La retórica y la realidad no coinciden en absoluto, y creo que la retórica es más que falsa”, afirmó Brian Castner, asesor principal de crisis de Amnistía Internacional.

Castner juzgó que la “retórica” estaba ahí como “una tapadera para lo que realmente está ocurriendo”.

“Si un combatiente talibán al azar comete un abuso o una violación de los derechos humanos, eso es un tipo de violencia al azar, eso es una cosa”, dijo. “Pero si hay un sistemático ir a las casas de la gente y buscar a la gente, eso no es un combatiente al azar que no está entrenado, eso es un sistema que funciona”.

“Están tratando de parecer normales y legítimos”, dijo una mujer afgana a Barr, según recordó. “Y esto durará mientras la comunidad internacional y la prensa internacional sigan allí. Y entonces veremos cómo son realmente”.

Laura Enrione – BLes.com