Como los casos confirmados del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) y el número de muertos continúan aumentando rápidamente en el Reino Unido, las preocupaciones sobre el encubrimiento del partido comunista chino (PCCh) y la falta de transparencia han llevado a muchos legisladores a reflexionar sobre su política exterior y reevaluar la relación del Reino Unido con China.

“No hay duda, no podemos hacer negocios como de costumbre después de esta crisis y tendremos que hacer las preguntas difíciles sobre cómo surgió y cómo no se pudo detener antes”. dijo el secretario de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, durante la sesión informativa diaria sobre la pandemia de coronavirus el 16 de abril.

Dijo que habrá una “inmersión muy, muy profunda” en la causa de la pandemia y que no pueden “retroceder en absoluto”.

Hasta el 20 de abril, el Reino Unido ha reportado 124,743 casos de infección, con un total de 16,509 muertes por el virus PCCh, comúnmente conocido como el coronavirus de Wuhan.

Repensar la relación con China

Owen Paterson, miembro del Parlamento del Reino Unido, acusó al régimen chino de ocultar el alcance total del brote del virus del PCCh y permitir que se propague a sabiendas por todo el mundo.

Paterson se unió a otros catorce parlamentarios de alto rango para firmar una carta al primer ministro Boris Johnson el 4 de abril, pidiendo un cambio en la política exterior del país con China.

La carta decía: “Las regulaciones internacionales de salud legalmente vinculantes requieren que los estados brinden información completa sobre todas las pandemias potenciales. Parece probable que, en una pronta respuesta al brote, China no cumplió con sus obligaciones.

“Esta omisión permitió que la enfermedad se extendiera por todo el mundo con consecuencias extraordinariamente graves en términos de salud global y economía. El costo para el Reino Unido puede ser, como sugiere un informe de la Sociedad Henry Jackson, de más de 432.251 millones dólares (£ 350 mil millones)”.

“Con el tiempo, nos hemos permitido volvernos dependientes de China y no hemos podido adoptar una visión estratégica de las necesidades económicas, técnicas y de seguridad a largo plazo de Gran Bretaña”.

“Una vez que la crisis haya pasado, instamos al Gobierno a repensar nuestra relación más amplia con China”, decía la carta”.

“El partido comunista chino hará cualquier cosa para aferrarse al poder”

Tom Tugendhat, presidente del Comité Selecto de Asuntos Exteriores, dijo en una entrevista con Sky News que “lo que hemos visto de este COVID-19 no es tanto que sea culpa de China, pero se ha dejado muy claro que el partido comunista chino hará cualquier cosa para aferrarse al poder, incluso arriesgar la vida de sus propios ciudadanos. Si le hará eso a sus propios ciudadanos, ¿cuánto cree que arriesgará a los nuestros?”.

Tugendhat escribió en su página de Twitter: “Necesitamos una investigación internacional sobre la epidemia de Covid-19. Ya ha costado demasiadas vidas y tomará muchas más. No podemos permitir que encubrimientos o mentiras nos pongan a todos en riesgo. Incluso ahora, los datos falsos de Beijing están socavando nuestra capacidad de respuesta”.

Tobias Ellwood, presidente del Comité de Defensa, apoya una investigación sobre el encubrimiento de China. Escribió en Twitter el 17 de abril que China “no hizo ningún esfuerzo por identificar quién era el “paciente cero” y “Sus cifras diarias ‘oficiales’ dejan más preguntas que respuestas”.

Lord William Hague, exsecretario de Asuntos Exteriores del Reino Unido, advirtió que el partido comunista chino no “cumple con nuestras reglas” y que el país no puede ser “dependiente de China en muchos aspectos, incluida la tecnología”.

“¿Puede alguno de nosotros ver que China acepta y permite una investigación internacional sobre lo que sucedió aquí? Creo que es muy poco probable y ha habido intentos coordinados de China, en las redes sociales, para difundir ideas de que fue culpa de alguien más”. dijo en un debate organizado por el grupo de expertos Policy Exchange.

Imperativo político y moral para enfrentarse a China

En un artículo “Cuidado con la diplomacia enmascarada de China” publicado en Spectatorel 30 de marzo, el periodista David Patrikarakos ofreció algunas ideas sobre lo que el mundo debería hacer después de la crisis del virus del PCCh.

Él dijo: “El mundo está enojado (con China). ¿Pero se quedará así? ¿Permanecerá el deseo de un ajuste de cuentas seis meses o un año en el futuro una vez que la crisis haya pasado y los pensamientos regresen naturalmente a la renovación? Creo que debe hacerlo. Creo que es un imperativo político y moral asegurarse de que así sea, porque para entonces creo que será una cuestión de autodeterminación nacional. Si realmente queremos entender qué tan robusta es nuestra política, y si realmente queremos entender dónde se encuentra realmente el equilibrio global de poder, quedará claro cuando termine todo esto.

“Ignoramos las amenazas de China sobre 5G. Ignoramos su encarcelamiento de más de un millón de uigures. En verdad, hemos ignorado casi todos los delitos que comete. No podemos ignorar su papel en COVID-19. Si lo hacemos, será una admisión inequívoca de que Occidente no se enfrentará a China ahora ni nunca”.

Fuente: Minghui.org

Le puede interesar: La estrategia del régimen chino para liderar la economía mundial en medio de la pandemia