Redacción BLes– Tras la invasión rusa de Ucrania el jueves 24 de febrero de 2022, países como Europa y Estados Unidos siguieron imponiendo sanciones a Moscú. Sin embargo, esas sanciones tienden a ignorar productos energéticos esenciales como el petróleo y el trigo, que afectan en gran medida a la economía mundial y a la vida cotidiana. China se mantuvo al margen porque ya había comprado una gran cantidad de alimentos.

Comenzó la guerra entre Rusia y Ucrania, y los países europeos y estadounidenses se turnaron para sancionar a Rusia.

El 25 de febrero, Estados Unidos anunció que congelaría los activos del presidente ruso Vladímir Putin y del ministro de Asuntos Exteriores Sergei Lavrov. La Unión Europea y el Reino Unido tomaron medidas similares.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE se reunieron en Bruselas y acordaron por unanimidad congelar los bienes y las cuentas bancarias de Putin y Lavrov como parte de unas sanciones más amplias dirigidas a los bancos, las refinerías de petróleo y las industrias de defensa de Rusia.

El 25 de febrero, el primer ministro británico, Boris Johnson, pidió a los países que expulsaran a Rusia de la SWIFT (Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales) para infligir un dolor extremo a Moscú.

Sin embargo, ninguna medida de sanción considera los productos energéticos y agrícolas clave.

Rusia y Ucrania ocupan una proporción relativamente alta en el mercado internacional de cereales. Los datos del Observatorio de la Complejidad Económica (OEC) mostraron que Rusia fue el primer exportador mundial de trigo en 2019, ganando 8,14 mil millones de dólares en ventas, lo que representa el 18% del suministro mundial. Ucrania fue el 5º mayor exportador de trigo, representando el 7% del total de las exportaciones mundiales.

Desde entonces, Rusia sigue manteniendo su dominio en el mercado mundial del trigo.

Este año, según Reuters, se prevé que Ucrania represente el 12% de las exportaciones mundiales de trigo, el 16% de las de maíz, el 18% de las de cebada y el 19% de las de colza.

El impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania en el mercado internacional de cereales se concentra principalmente en el trigo, que en conjunto representa alrededor del 30% de las exportaciones mundiales de trigo.

Debido a los hábitos dietéticos de los países de todo el mundo, el trigo es el único alimento que puede utilizarse para fabricar la comida básica del mundo. Ya sea la pasta en China y Asia Oriental, el pan en Europa y Estados Unidos o las tortitas en Oriente Medio, el trigo es inseparable, e incluso hay un dicho que dice que si se controla el trigo, se puede controlar el mundo.

Los bancos centrales han acelerado la impresión de dinero y han reforzado las expectativas de inflación para evitar la recesión económica en respuesta a la epidemia de COVID-19. Como resultado, ha aumentado la demanda especulativa y el acaparamiento avanzado, lo que ha provocado el aumento de los precios de los alimentos. Impulsada por las finanzas, la inflación de los países exportadores de cereales ha crecido, y los precios de los cereales han subido rápidamente. Mientras que los países importadores de cereales han depreciado sus tipos de cambio, su capacidad de obtener divisas ha disminuido, la inflación se ha deteriorado y su poder adquisitivo ha disminuido.

Afectados por la guerra, los precios de los futuros agrícolas como el maíz, el trigo, la harina de soja y el aceite de soja se han disparado.

En respuesta a la guerra, el Ministro de Asuntos Exteriores del Partido Comunista Chino, Wang Yi, dijo: “China respeta la soberanía y la integridad territorial de cada país”. Según NPR, Wang Yi añadió que “al mismo tiempo, también vemos que el problema de Ucrania tiene una situación histórica compleja y particular, y entendemos la razonable preocupación de Rusia en cuestiones de seguridad”.

También destacó que el régimen chino prefiere “el diálogo y la negociación” en lugar de la vía militar para hacer frente a las tensiones. Afirmó que “la posición de China es dejar de lado por completo la mentalidad de la Guerra Fría”.

En la conferencia de prensa del 24 de febrero, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, mostró la misma actitud: “China defiende con coherencia y firmeza los propósitos y principios de la Carta de la ONU y las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, salvaguarda con firmeza su soberanía, seguridad e integridad territorial, y defiende con firmeza la equidad y la justicia internacionales.”

Sin embargo, las aduanas chinas suavizaron el 24 de febrero las restricciones a las importaciones de trigo ruso, una medida que puede resolver los problemas de suministro de alimentos de China y disminuir el impacto de las sanciones impuestas a Rusia por los países europeos y estadounidenses. Lo más llamativo es que la notificación fue hecha pública por la Administración General de Aduanas de China sólo horas después de que los soldados rusos iniciaran un amplio ataque contra Ucrania.

A finales del año pasado, la CCTV, el medio de comunicación oficial de China, citó las estadísticas de la Oficina de Estadística diciendo que “mi país ha logrado otra excelente cosecha de granos durante todo el año, logrando una excelente cosecha durante 18 años consecutivos de producción de granos”.

Los datos de la agencia de aduanas muestran que de enero a diciembre de 2021 se importaron unos 165 millones de toneladas de grano, lo que supone un aumento de 25,273 millones de toneladas o un 18,7% interanual.

Según los datos calculados por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en febrero de 2022 las existencias de cereales de China representarán el 69%, el 60% y el 51% de las reservas mundiales de maíz, arroz y trigo, respectivamente. Todas las cifras han aumentado un 20% en la última década.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.