Redacción BLes – No existe ningún indicio de que los Juegos Olímpicos de Pekín de 2022 vayan a ser cancelados, a pesar de los llamamientos de los grupos de derechos humanos a boicotearlos. Sin embargo, en caso de que los juegos sigan adelante, el Congreso Mundial Uigur dijo que el evento conduciría a una situación peor para las víctimas de la persecución en el país asiático.

“Permitir que China acoja los Juegos Olímpicos y utilizarlos como evento promocional sin abordar sus crisis de derechos humanos envía una señal a China de que la comunidad internacional no le exigirá responsabilidades”, dijo Koen Stoop, director de política de la Unión Europea para el Congreso Mundial Uigur a Breibart.

“Esto solo animará al régimen chino a continuar con sus crímenes contra los uigures y otros”, subrayó Stoop.

Los uigures son un grupo étnico principalmente musulmán del noroeste de China. Son víctimas del programa de adoctrinamiento del Partido Comunista Chino (PCCh), que los coloca en campos de concentración.

Los supervivientes de estas instalaciones dijeron que “sufrieron torturas extremas, esterilizaciones y abortos forzados, violaciones colectivas rutinarias y violaciones con dispositivos eléctricos, esclavitud y exámenes médicos que sugieren la sustracción forzada de órganos de personas vivas”, señaló Breibart.

A pesar de la presión occidental de los presidentes estadounidenses Biden y el expresidente Trump, el PCCh negó las acusaciones. Sin embargo, como recordó Stoop, la competición olímpica sería la portada perfecta para que el PCCh diera una nueva capa de pintura a su imagen.

“El Gobierno [régimen] chino aprovechará sin duda esta ocasión para promocionarse ante el resto del mundo, presentando a una China como un Estado que, en contra de la realidad, no es uno de los peores violadores de los derechos humanos de este siglo”, dijo el director.

Stoop subrayó que no hay que olvidar los continuos abusos de los derechos humanos en China, y que la gente debe seguir difundiendo la realidad a los demás.

Según el medio de comunicación, el Comité Olímpico Internacional (COI) fue advertido de que el PCC utilizaba mano de obra esclava uigur para producir artículos y uniformes para el evento.

La esclavitud es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas que comete China contra el pueblo uigur. Al parecer, las empresas chinas pueden adquirir esclavos uigures del régimen a través de aplicaciones de telefonía móvil.

Mientras tanto, a pesar de los llamamientos del Congreso Mundial Uigur y de múltiples funcionarios de Estados Unidos, los patrocinadores estadounidenses de los juegos no dieron marcha atrás, entre ellos Airbnb, Procter & Gamble, Coca-Cola, Visa e Intel.

Durante una audiencia en el Congreso en julio, solo Intel dijo que creía, junto con Estados Unidos, que el PCCh estaba llevando a cabo un brutal genocidio contra los uigures. Otros eludieron las críticas contra el tema de los abusos y dijeron que no eran responsables de la selección del país anfitrión.

A pesar de sus argumentos, Stoop consideró que “los patrocinadores de los Juegos Olímpicos también tienen la responsabilidad compartida de no prestar su apoyo a los abusos de derechos humanos de China al patrocinar los Juegos”.

Según Breitbart, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo en abril que la administración Biden estaba evaluando un boicot a los Juegos Olímpicos de Pekín. Sin embargo, el Secretario de Estado Antony Blinken dijo más tarde que ese debate era “prematuro” en ese momento.

En una carta de febrero, a la que se sumaron más de 150 organizaciones de derechos humanos, un boicot universal era vital para mostrar una postura contra la práctica barbárica de China.

“Todo lo que no sea un boicot total se considerará un respaldo al régimen autoritario del Partido Comunista Chino y a su flagrante desprecio por los derechos civiles y humanos”, afirmaban en la carta.

El director de la Alianza Libre del Indo-Pacífico, Hidetoshi Ishii, que se encontraba entre los firmantes de la carta, dijo que los países reconocidos por su respaldo a la libertad tienen una gran responsabilidad a la hora de expresarse contra el mundo totalitario.

“Si Estados Unidos muestra debilidad ante los países totalitarios y autocráticos, la libertad se perderá en este mundo”, dijo Ishii al medio. “Necesitamos [una] América fuerte que mantenga en alto el principio de la libertad”.

Laura Enrione – BLes.com