Redacción BLesEl secretario de cultura del Reino Unido, Oliver Dowden, anunció que parte del proyecto de ley de seguridad online que pretende introducir, obligará a las plataformas de redes sociales a borrar ‘contenido ofensivo’ de sus usuarios usando como parámetro lo que uno puede o no puede decir estando “en la calle”.

“La disposición más importante es hacer que lo que es ilegal en la calle, sea ilegal en línea, y asegurarse de que las empresas de redes sociales tienen regímenes adecuados para eliminar el contenido ilegal”, dijo el Secretario de Cultura a Times Radio.

Dowden advirtió que aquellas empresas que no cumplan con la medida podrían recibir multas de hasta el 10% de sus ingresos globales, una cifra ambiciosa si se tienen en cuenta empresas como Twitter o Facebook.

“Si piensas en una gran empresa de redes sociales, no voy a elegir una para nombrarla, pero tienen ingresos de miles de millones de libras. Eso es una sanción muy fuerte para el racismo”, explicó el secretario de cultura.

Se espera que el proyecto de ley de seguridad online se presente en el Parlamento en mayo del corriente año.

El partido ‘conservador’ del Reino Unido se está convirtiendo en un gobierno totalitario

Según Breitbart, el ex líder del Partido Conservador, Sir Iain Duncan Smith, reaccionó ante el anuncio y advirtió que el Reino Unido está “yendo hacia un estado totalitario ‘despierto’ (woke) en el que nunca se puede decir nada por miedo a que alguien se ofenda. Es una locura, y está impulsada por una pequeña minoría. A la mayoría de la gente no le importa”.

Aparentemente la medida del ministro de cultura busca reducir tensiones y posible violencia proveniente de la comunidad musulmana del Reino Unido, que ante la mera ofensa a su líder espiritual ejercen violencia desmedida, como fue el caso de Charlie Hebdo la revista satírica que sufrió un ataque por publicar una caricatura del profeta o más recientemente el profesor que fue decapitado por haber mostrado caricaturas similares en su clase.

Del mismo modo, existen una gran cantidad de casos de ‘grooming gang’ (pandilla caza menores) entre la comunidad musulmana del Reino Unido, donde los sujetos convencen a niñas de ir a una fiesta o evento para finalmente someterlas a violaciones grupales.

Le recomendamos:

El gobierno británico ha hecho grandes esfuerzos por ocultar esta ‘cultura’ dentro de la comunidad musulmana.

El caso de Tommy Robinson

Tommy Robinson un activista político que se dedicaba a exponer en las redes sociales los abusos perpetrados por la creciente comunidad musulmana en el Reino Unido, fue repetidamente procesado, perseguido y atacado no solo agrupaciones de izquierda sino por el mismo gobierno británico.

Eventualmente fue censurado de las redes sociales, y pasó tiempo en prisión por reportar sobre un caso de grooming gang que tenía una ‘orden de mordaza’ es decir, el juez había prohibido a los medios reportar sobre el juicio a los sospechosos.

Su caso produjo la reacción del pueblo británico y cientos de miles incluyendo políticos en función manifestaron por su libertad, poniendo de manifiesto que las acciones del gobierno no reflejan la opinión pública.

En marzo de 2018 un youtuber escocés, Count Dankula fue procesado por “incitar el odio racial” ¿su crimen? Subir un video donde le enseña al perro de su novia a levantar la patita saludando, que algunos lo encontraron ofensivo por parecer ¡que el perro hacía un saludo a Hitler!

La policía británica se ha convertido en una policía del pensamiento políticamente correcto y no del crimen en sí.

Desde 2015 hasta el 2020, la policía de Gales e Inglaterra abrieron expedientes para casi 90.000 casos de “incidentes de odio no delictivos” es decir gastaron recursos humanos y materiales para procesar crímenes que no son crímenes.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com