El presidente ruso insiste que Rusia cumplirá “sin falta” sus objetivos en Ucrania y que la hegemonía de Estados Unidos en el mundo llegará a su fin tras el conflicto.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha proclamado esta semana el “fin del mundo unipolar” hasta ahora liderado por Estados Unidos. A su parecer, la era de hegemonía norteamericana “se ha terminado, pese a todos los intentos de mantenerla y conservarla por todos los medios. El cambio es un proceso natural de la historia”, ha dicho Putin durante el Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

Putin también ha acusado a Estados Unidos de creerse “el enviado de Dios” después de clamar victoria tras la caída de la Unión Soviética en 1991. “Al clamar victoria en la Guerra Fría, proclamarse enviado de Dios en la tierra, EEUU no tiene ninguna obligación, solamente intereses y, por cierto, esos intereses son sagrados“, ha subrayado.

En su intervención también trató otros temas como la invasión de Ucrania, que sigue llamando una “operación militar especial” y sus efectos en la economía mundial, asegurando que a Rusia no le importan las sanciones y que pone sus intereses nacionales por encima del bienestar económico.

En sus declaraciones, Putin ha rechazado lo que llama “el modelo anglosajón de la economía”, y declaró que “aquí sus recetas no funcionan”. A su vez, ha acusado a los líderes occidentales de ignorar los “cambios revolucionarios y tectónicos”, que considera “irreversibles” en el mundo.

“Ellos, EE.UU., parece que no se dan cuenta de que en las últimas décadas en el planeta se han formado, y cada vez se hacen oír más, nuevos centros de poder, cada uno de los cuales desarrollan sus sistemas políticos e instituciones públicas, e implementan sus propios modelos de crecimiento económico“, ha señalado, aunque hasta ahora ninguno ha logrado niveles de crecimiento, bienestar social y potencia militar como los que logró el capitalismo de libre mercado en Estados Unidos en el pasado.

“Esos países tienen derecho a defender y garantizar sus intereses nacionales“, aseguró Putin. “Creen que la hegemonía de Occidente en la política y economía mundial es una constante, es eterna. No hay nada que sea eterno. Nuestros colegas no solo niegan la realidad, sino que intentan obstaculizar la marcha de la historia, piensan como en el siglo pasado, son rehenes de sus propias mentiras“, subrayó.

“La Unión Europea perderá 400.000 millones de dólares”

Para explicar la decadencia de Occidente, Putin ha recordado que Estados Unidos ha pasado de ser un país exportador a una economía importadora, lo que, a su parecer, ha provocado una crisis económica global con su irresponsable política financiera del 2008.

En cuanto a la Unión Europea, el presidente ruso no escatimó en críticas y ha considerado que el bloque ha perdido “soberanía política” al ceder su autonomía e independencia en favor de Washington.

“Las sanciones contra el Kremlin por el conflicto en Ucrania le harán perder a la Unión Europea más de 400.000 dólares en el 2023“, sentenció. “Ese es el precio de las decisiones alejadas de la realidad y tomadas sin sentido común”, ha remachado, para después negar que la guerra en Europa tenga algo que ver con los cataclismos económicos actuales.

Los objetivos en Ucrania y la resistencia que ha sorprendido a Putin

En cuanto a la guerra que estalló hace ya 116 días, Putin ha asegurado que el país que lidera cumplirá “sin falta” sus objetivos en Ucrania. El presidente ruso ha señalado que la garantía de ello son el “coraje y el heroísmo de los soldados”, “la consolidación de la sociedad rusa”, así como la comprensión del carácter “justo” de la causa, pero se negó a dar detalles de cómo viene la operación militar.

La realidad es que Rusia no pretende aplicar su táctica más convencional de tierra arrasada en un país que en definitiva quiere anexar a su nación. Esto ha llevado a ataques de menor impacto que no han logrado su cometido contra un país que recibió miles de millones de dólares de Occidente, y se mantiene completamente subsidiado desde que comenzó la guerra.

El mandatario ruso ha asegurado además que Moscú se vio “obligado” a comenzar la campaña militar ante los “riesgos y las amenazas” para Rusia, porque el país tiene derecho a “defender su seguridad”.

“La decisión está dirigida a proteger a nuestros ciudadanos, a los habitantes de las repúblicas del Donbás, que durante ocho años estuvieron sometidos a un genocidio por parte del régimen de Kyiv y los neonazis amparados por Occidente“, ha afirmado, en relación a las denuncias de ataques del Batallón Azov.

Por último, Putin ha dicho que Occidente “no solo intentaba crear una anti-Rusia” en Ucrania, sino que atiborraba el país con armas y especialistas militares. “Absolutamente nadie pensaba en las personas que viven en estos territorios”, ha señalado.

Por Karin Silvina Hiebaum – La Derecha Diario.

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.