Redacción BLesGan Jing World (GJW), liderada por James Qiu, un ex ejecutivo de Apple, es una nueva plataforma de información, video y entretenimiento en línea y de alcance global. A diferencia de la mayor parte de sus competidores ésta asume el compromiso de estar completamente libre de censura ideológica y de todo tipo de contenidos degenerados, sexuales, violentos y desviados.

 

Sobre Gan Jing World

Gan Jing es una palabra en chino que significa “limpio”, es decir que GJW se podría traducir como “mundo limpio”, haciendo referencia justamente a un espacio virtual “puro” y libre de tanta información perversa que circula en las redes sociales y en otras plataformas que tanto daño han hecho en niños y adultos en los últimos años.

En su carta de presentación la plataforma se autodefine como una firma que se esfuerza “por ofrecer un espacio de Internet diversificado y equilibrado, libre de contenidos violentos, eróticos, delictivos o perjudiciales”.

Como misión, GJW afirma su intención de crear una plataforma digital sana y familiar que permita a personas de todas las edades compartir libremente conocimientos, ideas, puntos de vista y entretenimiento sin miedo a la censura. 

Siguiendo cuatro principios rectores: “Sin violencia, sin pornografía, sin delitos y sin drogas ni daños”, GJW, además, se compromete a ser seguro, no partidista, imparcial y con diversidad. Siguiendo los cuatro preceptos, las personas son libres de expresar sus puntos de vista y compartir sobre sus vidas sin ser censuradas. 

La plataforma está radicada en Middletown, Nueva York y está conformada por un grupo de expertos en materia digital. El equipo fundador incluye a personas de origen chino, exiliadas en los Estados Unidos luego de sufrir la feroz persecución política del Partido Comunista Chino (PCCh).

El CEO de la compañía, James Qiu, un reconocido profesional en Silicon Valley, emigró a Estados Unidos tras participar en el movimiento estudiantil del 4 de junio de 1989 en China. Luego, comenzó a practicar una disciplina espiritual milenaria llamada Falun Gong la cual fue prohibida en China y sus millones de practicantes son perseguidos hasta el día de hoy. 

Habiendo sido testigo directo de lo dañino de la propaganda comunista y la supresión de los medios de comunicación bajo el régimen chino, junto a un grupo de profesionales decidieron crear GJW y ofrecer al mundo una plataforma diversa que permita a las distintas comunidades compartir información con libertad, responsabilidad y respeto hacia el prójimo. 

La plataforma asegura no poseer ningún sesgo ideológico ni religioso, e incluso invita a que “todos los partidos políticos participen y compartan sus ideas”.

Mientras que otras plataformas usan algoritmos para generar tantos clics como sea posible, independientemente de si el contenido es beneficioso para las personas o no, el propósito de Gan Jing World es enriquecer genuinamente la vida de las personas, aseguró Chiu.

Hasta hace unas semanas atrás, la plataforma había estado publicando solo videos en chino, cubriendo una amplia gama de temas, incluidos estilos de vida, artes, cultura y videos que exponen las atrocidades cometidas por el PCCh, pero en apenas pocos días ya se han multiplicado miles de publicaciones en idiomas occidentales como el inglés, español y francés.

GJW posee además de miles de videos que suben los usuarios, una serie de canales con medios de noticias tanto en idioma chino e inglés principalmente, pero también en español entre otros, los cuales brindan noticias actualizadas las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Según trascendió, GJW pronto lanzará una aplicación móvil para iPhone y Android. Mientras tanto, continúa desarrollando la versión en inglés de Gan Jing World para web, la cual cada día brinda una mejor y más enriquecedora experiencia a los creadores de contenido y al público en todo el mundo.

 

Las redes sociales tradicionales bajo crítica

Las redes sociales más exitosas como Facebook, Twitter, Instagram, o las chinas Weibo y Tik Tok, se encuentran bajo severo escrutinio tras evidenciarse durante los últimos años el poder oligopólico que han creado en el sector, lo que les permitió cometer una serie de delitos legales y de carácter moral a escala global sin precedentes. 

Estas redes lograron a través de la censura imponer la agenda de lo que no se debe hablar, de lo que sí se debe hablar y bajo qué sesgo se debe hacer. En caso de pensar diferente de quienes manejan los hilos en Silicon Valley, puedes expresarlo, pero claro, fuera del mundo virtual, porque si lo haces dentro de sus plataformas serás sin duda sancionado o directamente eliminado. 

Curiosamente no sucede lo mismo con la gran cantidad de contenido que existe en estas plataformas cargado de pornografía, erotismo infantil, violencia extrema, apología a las drogas y un gran abanico de cuestiones que no solo son permitidas sino que son promovidas por los algoritmos utilizados por las aplicaciones. 

También está el asunto de la ciberseguridad. Sobre todo aplicaciones como Tik Tok, ligadas al régimen comunista chino y a su aparato de inteligencia, las cuales poseen serias acusaciones que indican que están siendo utilizadas como herramienta para adquirir datos e información sobre comportamientos y tendencias de los millones de usuarios occidentales con fines geopolíticos y militares.

Expertos en ciberseguridad han manifestado además su preocupación respecto a que el gobierno del régimen chino pueda utilizar TikTok para difundir propaganda o censurar a la audiencia occidental.

Según informó un grupo de denunciantes al medio CNBS, Byte Dance, la empresa matriz de Tik Tok, tiene libre acceso a los datos de los usuarios estadounidenses de la plataforma y tiene absoluto control de todo el proceso de toma de decisiones y el desarrollo de productos de Tik Tok en Los Ángeles.

De este modo GJW surge como una alternativa a las plataformas de redes sociales existentes, las cuales están impulsadas por el afán de multiplicar sus ganancias e imponer relatos y por lo tanto programadas atraer a las personas, incluso cuando hacerlo puede resultar muy dañino para la psiquis de niños jóvenes e incluso adultos y afecten la moral colectiva.

El objetivo de GJW es justamente lo contrario a lo que proponen las actuales redes sociales. Chiu y su equipo quieren que la nueva plataforma haga lo contrario: traer energía positiva, contenido productivo y sano a la vida de las familias.

 

 Andrés Vacca–Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.