La nueva primera ministra del Reino Unido le prometió a su homólogo israelí, Yair Lapid, mover la embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

En lo que de confirmarse sería una histórica medida, Liz Truss le prometió al primer ministro israelí, Yair Lapid, mover la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, la capital histórica del pueblo judío reconocida por primera vez como tal en el plano internacional por el ex presidente estadounidense Donald Trump.

Internamente, Israel no considera a Tel Aviv como su capital, y todos sus edificios de gobierno, y la estructura política del país se ubica en Jerusalén. Sin embargo, la ONU señala a esta ciudad como un patrimonio cultural y promueve su independencia nacional, pocos países reconocen a Jerusalén como la capital de Israel.

Sin embargo, en los últimos años, varios países han estado moviendo sus embajadas, tras el impulso inicial de Donald Trump, quien en su presidencia convirtió a los Estados Unidos, principal aliado de Israel, en el primer país del mundo en mover la embajada a Jerusalén, en 2017, como parte de los históricos Acuerdos de Abraham.

Tras la difusión de la noticia, Lapid agradeció a Truss en un tweet, en el que dice que está medida reforzaría aún más las relaciones entre ambos países, confirmando la conversación que mantuvo con ella, aunque no hay información de cuándo se hará efectivo el traslado.

Se rumorea que la decisión fue dialogada por ambos el miércoles, cuando se reunieron en plena cumbre de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, pero no hay un programa prevista para la histórica acción.

Truss había prometido en plena campaña en la interna de su partido, durante un discurso a la asociación Amigos Conservadores de Israel del Reino Unido, que reevaluaría la decisión que tomó Theresa May en 2017, cuando decidió mantener la embajada en Tel Aviv, a pesar de que le había prometido a los norteamericanos y a los israelíes que la movería.

En los últimos días, la recientemente juramentada primera ministra, sucesora de Boris Johnson, anunció importantes reformas, como una histórica bajada de impuestos y la eliminación de las regulaciones que existía hace 20 años que prohibían el fracking en el Reino Unido.

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.