El líder ruso ha alternado escasas apariciones públicas rodeado de rumores sobre su salud.

En plena invasión rusa de Ucrania los rumores sobre diferentes asuntos siguen creciendo, y la salud de Vladímir Putin no es una excepción. En los últimos meses se ha publicado que el líder ruso padece numerosas enfermedades, aunque el Kremlin siempre ha negado estos hechos y la propaganda cruzada entre Rusia y Ucrania durante la guerra es una constante.

La última información que se ha conocido a este respecto proviene de un exagente de la KGB que asegura que sufre Putin de demencia en etapa temprana y dice que su paranoia lo está volviendo loco, según publica este martes el diario británico The Sun

Varios servicios de inteligencia occidentales sugieren que tiene serios problemas de salud, pero desde su círculo cercano se desmarcan de ello en parte para no trastocar la imagen de líder intocable que mantiene. “Yo mismo no soy médico… pero existe una gran preocupación de que Putin esté sufriendo numerosas afecciones de salud física, posiblemente debido a las lesiones deportivas durante su juventud”, dice este agente retirado.

Las dolencias de Putin. (Carlos Gámez)

También los medios rusos se hicieron eco de estos temas y hace semanas algunos ya aseguraron que Putin podría padecer dos enfermedades: cáncer de tiroides y Párkinson, debido a las constantes visitas médicas que tiene y que hacen que sus apariciones públicas sean contadas. Por otro lado, algunos expertos hablan del llamado “andar del pistolero”, una técnica por la cual Putin camina con el brazo derecho pegado al cuerpo. Esto, lejos de ser una cuestión médica, se trata de un entrenamiento militar que sirve para que pueda proteger un arma.

Ya en marzo el almirante retirado de la Royal Navy británica, Chris Parry, dijo que el presidente Putin podría estar luchando precisamente contra el cáncer y sugirió que podría ser esta supuesta condición médica la que motivó la decisión de seguir adelante con la guerra. El interrogante también surgió por el aspecto que muestra su rostro, visiblemente hinchado, tal y como señaló en su momento The Telegraph.

Además, a principios de abril, el Kremlin negó que Putin se hubiera sometido a una cirugía relacionada con el cáncer de tiroides, como informó The Moscow Times. De nuevo, el hermetismo de Moscú es total, y más cuando se trata de la salud de su líder ‘supremo’ en plena invasión de otro país.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.