Redacción BLesEl reconocido profeta Datuk Zheng Bojian aseguró en su última publicación que en lo que resta del año habrá una serie de catástrofes que harán temblar al mundo humano y que el mes de agosto podría ser el más feroz, además advirtió que las “fuerzas oscuras” que están socavando la tierra se levantarán y harán sentir.

El profeta de origen malasio ha cobrado reconocimiento mundial luego de que se comprobara que predijo con precisión eventos clave de la historia reciente como el surgimiento del virus del Partido Comunista Chino (PCCh) y la posterior paralización del mundo por la pandemia.

A comienzos de este año Bojian publicó predicciones sobre los principales hechos que sucedieron en la primera parte del año, tales como el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, las tensiones geopolíticas entre las principales potencias, la crisis inflacionaria, la crisis energética, el asesinato de líderes y otros eventos internacionales.

El 30 de julio, Bojian publicó un video desde su canal personal de YouTube “Datuk Zheng Bojian DAC“, allí emitió una advertencia profética en la que advirtió que la segunda mitad de este año será un momento crítico de la historia humana, y especialmente el período más feroz podría ser entre el 7 de agosto al 7 de septiembre.

Sin duda el mundo entero se encuentra en un momento de suma tensión. Entre otras cosas, las principales potencias, sobre todo Estados Unidos y sus aliados atraviesan el peor momento de una larga disputa con el régimen comunista chino por definir quién se presentará como auténtico líder mundial. 

El régimen comunista no detiene sus políticas de intimidación tanto con los países vecinos como con Occidente, al mismo tiempo que continúa implementando medidas avasallantes en materia de comercio, espionaje, violación de territorios internacionales y otras cuestiones que mantienen en alerta a la comunidad internacional. 

Por su lado, Estados Unidos fortalece sus alianzas con aquellos gobiernos que se oponen a la tiranía del PCCh, tales como Japón y Taiwán, lo que reaviva la ira del régimen comunista.

La tensión en el Mar del Sur de China se continúa incrementando tras las continuas provocaciones bélicas del régimen con los países vecinos que reclaman territorios usurpados por el gobierno comunista. 

Paralelamente la guerra entre Rusia y Ucrania mantiene en vilo al mundo entero y resulta difícil imaginar cuán catastrófico podría ser para la humanidad si se hace efectiva una intervención concreta de la OTAN o del régimen comunista chino, ambas posibilidades son factibles.

Estos son solo algunos de los problemas que mantienen expectantes a todos los gobiernos y ciudadanos del mundo, que ante una realidad tan globalizada como la actual, cualquier paso en falso provoca en lo inmediato reacciones en el resto de los países, incluso en aquellos más alejados del conflicto geográfica y políticamente hablando. 

En pocas palabras, las bases están perfectamente organizadas como para que la profecía detallada por Bojian pueda cumplirse y en los próximos meses sucedan hechos que movilicen las estructuras políticas, sociales y económicas de toda la sociedad.

 

Las nuevas predicciones de Zheng Bojian 

Según las recientes predicciones de Bojian los problemas más grandes de casi todos los países se están gestando en la oscuridad y los mismos estallarán en cualquier momento, desatando lo que llamó una “crisis de burbujas”.

Respecto al virus del PCCh, el profeta aseguró que se desencadenará otra ola más potente y más personas perderán sus vidas a causa de la enfermedad en América, África, Europa y algunos países de Asia. 

También destacó que aparecerán dos nuevos virus que atacan el sistema inmunológico del cuerpo, lo cual provocará complicaciones y empeorará la situación epidémica mundial.

Los conflictos bélicos, que ya habían sido anticipados en publicaciones anteriores, en la segunda mitad del año podrían multiplicarse en occidente debido a la inclusión de nuevos actores en la guerra que se está llevando a cabo. “La energía de la guerra civil se intensificará lo que conducirá al derrocamiento de regímenes y caudillos políticos”, aseguró Bojian.

En el aspecto político, Bojian anticipó que estallaría una acción anti gubernamental a gran escala que se traduciría en rebeliones populares, luchas y alianzas en el poder que provocarían en última instancia las renuncias de líderes nacionales.

El profeta con anterioridad también habló sobre el clima, prediciendo que el año 2022 sería un año especial en este aspecto teniendo en cuenta que la energía del sol se haría sentir al extremo provocando “incendios, explosiones y sequías”. Ahora, además agregó que la temperatura alcanzará nuevos récords durante agosto permitiendo que la crisis de sequías y escasez de fuentes de agua se expanda rápidamente.

Las catástrofes climáticas no solo incluyen calor y falta de agua, en otras regiones predijo también la presencia de abundantes caídas de agua que provocarán el derrumbe de importantes cantidades de tierra que destruirán edificios completos, además recomendó a las personas que viven en zonas bajas que extremen sus cuidados por las inundaciones.

Ya el año pasado Bojian había anticipado que este sería un año turbulento respecto a la economía mundial y que una serie de ajustes provocarían inflación, caos económico, escasez de energía, depresión y recesión. 

En su última aparición, además de todas las catástrofes que anunció, destacó que el asunto económico sería seguramente el más importante a partir del “oscuro agosto”. Según sus predicciones, los individuos y los gobernantes deberán afrontar dificultades económicas sin precedentes en muchas regiones.

Más países se declararán en bancarrota y la sociedad caerá en un caos profundo. Además, en la segunda mitad del año, una gran cantidad de proyectos de inversión con cimientos inestables colapsarán por completo. Teniendo esto en cuenta recomendó a la gente no caer en la codicia. 

 

¿Por qué pueden predecir el futuro los profetas?

Resulta curioso cómo los seres humanos modernos a pesar de contar con grandes aparatos tecnológicos muchas veces no pueden predecir con certeza el clima para los próximos días y mucho menos prevenir las catástrofes sociales, sin embargo los auténticos profetas del pasado y algunos de la actualidad lograron vaticinar con exactitud grandes e inesperados sucesos. 

En la civilización actual, los métodos de investigación convencionales no han logrado proveer respuestas claras a aquellos que pretenden alcanzar la sabiduría que trasciende al hombre común. Para quienes la buscan obstinadamente por ese método, las teorías más brillantes terminan convirtiéndose en fronteras que encierran el conocimiento del hombre.

Tal vez sea esta una de las razones por las que a mucha gente le gusta conocer y estudiar las profecías, tanto las antiguas como algunas más actuales e incluso recientes como es el caso de Bojian.

No existe respuesta científica que avale las profecías, pero tampoco ninguna que pueda negar cómo tantos profetas han acertado con precisión sucesos inesperados que efectivamente sucedieron. 

En la antigua China, las profecías jugaban un rol importante en la vida de la gente. En sus más de 5.000 años de historia, antes de que el comunismo tomara el poder e impusiera el ateísmo, los chinos miraban al Cielo en búsqueda de respuestas y consideraban las profecías como señales o advertencias para que la humanidad cambiara ciertos comportamientos y evitase así la llegada de tragedias.

La pregunta de cómo podría alguien predecir los grandes eventos del futuro ha sido siempre un enigma para el mundo occidental y la razón de rechazo e indiferencia para los escépticos. Pero en Oriente existen respuestas a este interrogante; e incluso para muchos científicos intrépidos esta pregunta tampoco es un tabú.

Llama la atención que las profecías sobre la humanidad, tanto las de origen chino como las de tantos otros lugares, concluyen muchas veces sus predicciones describiendo escenarios similares de mucho caos en un período que, en aquellas que indican o se deduce la fecha, señalan al presente.

La Escuela Buda llama a este tiempo el “periodo final del Fa (Ley universal)”; y muchos profetas hacen alusión a un gran cambio o un nuevo mundo.

Las profecías de Bojian pareciera justamente que están haciendo referencia a este período del que habla la Escuela Buda. Tal es así que en su última publicación advirtió que a partir del día 6 de agosto del 2022 la ferocidad se duplicará y se acercará el “final del caos”. Y lanzó una advertencia final auspiciando que el mayor desafío de la humanidad estallará al final del año. 

A lo largo de los siglos, casi todos los profetas que han dejado mensajes certeros han exhortado al mundo a creer en Dios. Las advertencias suelen indicar que solo creyendo en lo Divino y manteniendo la rectitud y la bondad podremos evitar seguir creando karma y sobrevivir a todo tipo de desastres de forma segura.

 

 Andrés Vacca–Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.