Redacción BLes– El almirante Charles Richard, jefe del Mando Estratégico estadounidense, advirtió el 1 de marzo que Estados Unidos se enfrenta a dos gobiernos dispuestos a desplegar arsenales nucleares.

Sus declaraciones se produjeron en el marco de la disposición de Rusia a conjurar ojivas nucleares en la invasión de Ucrania, mientras está sometida a sanciones restrictivas por parte de las potencias mundiales.

El comportamiento de Moscú ha indicado en cierto modo las posibles acciones de su estrecho aliado China ante la condena internacional.

Richard dijo ante la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes que “hoy en día, nos enfrentamos a dos cuasi-pares con capacidad nuclear que tienen la capacidad de escalar unilateralmente un conflicto a cualquier nivel de violencia en cualquier dominio en todo el mundo, con cualquier instrumento de poder nacional, y eso es históricamente significativo”.

Afirmó que se ha convertido en un “imperativo” que Estados Unidos preste atención para contrarrestar tanto a Rusia como a China. Los peligros de ambos gobiernos todavía se percibían como preocupaciones importantes apenas el año pasado.

Pero dijo que esa preocupación “se ha convertido ahora en una realidad”.

China asombró el pasado otoño las expectativas de sus avances armamentísticos cuando probó misiles hipersónicos con capacidad nuclear. Una situación a la que el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, se refirió como un “momento Sputnik”.

También hubo informes de que China estaba construyendo cientos de silos nucleares adicionales. El Pentágono advirtió que China podría desarrollar 1.000 cabezas nucleares para 2030.

Richard se mostró confiado en que EE.UU. sigue en el buen camino con sus avances armamentísticos, afirmando que “el mando y control nuclear de la nación está en su línea más defendida, más resistente que nunca en su historia”.

Sin embargo, al señalar que Estados Unidos no conoce “el punto final de hacia dónde va [China]”, dijo que era fundamental mantener una estrecha supervisión del desarrollo armamentístico del país.

Dijo: “Aunque estoy muy seguro de que vamos a terminar con una estrategia muy buena, creo que tendrá que ser una pregunta que seguimos haciéndonos a medida que vemos hacia dónde va China, a medida que vemos hacia dónde van otros. Cuáles son las capacidades generales que Estados Unidos necesita para ejecutar esa estrategia contra una amenaza cambiante”.

“Vamos a tener que hacernos esa pregunta con mucha más frecuencia que en el pasado”.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.