A medida que hoy los talibanes toman control de Afganistán, su guerra contra las mujeres amenaza con destruir nuevamente las vidas de profesionales, activistas, líderes comunitarias y políticas.

En 2001, con el fin del denominado Emirato Islámico, bajo el que no podían ni estudiar ni trabajar, entre muchas otras prohibiciones, las mujeres pudieron recuperar algunas de sus libertades. Es que los talibanes aplicaban entonces una estricta interpretación religiosa según la cual básicamente las mujeres no podían tener ningún tipo de vida pública, ocultas de los ojos de cualquiera que no fuese su marido o guardián varón.

Los talibanes gobernaron Afganistán desde 1996 hasta 2001. En aquella época, las mujeres fueron las que más perdieron. Describir sus vidas como un infierno no sería exagerado. No podían salir de sus hogares sin un mahram -tutor masculino- y debían cubrirse el cuerpo de la cabeza a los pies con un burka, entre otras prohibiciones e imposiciones medievales, detalla Infobae.

RAWA, la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán, se estableció en Kabul, Afganistán en 1977 como una organización político-social independiente de mujeres afganas que luchan por los derechos humanos y la justicia social en Afganistán. La siguiente lista, compilada por la asociación, ofrece sólo un breve vistazo de las vidas infernales que las mujeres afganas se ven obligadas a llevar bajo los talibanes, y no puede comenzar a reflejar la profundidad de las privaciones y sufrimientos femeninos.

Las restricciones y el maltrato de las mujeres por los talibanes incluyen:

1- Prohibición total del trabajo de las mujeres fuera del hogar, que también se aplica a las maestras, ingenieros y la mayoría de los profesionales. Solo unas pocas doctoras y enfermeras podían trabajar en algunos hospitales de Kabul

2- Prohibición total de la actividad de las mujeres fuera del hogar a menos que estén acompañadas de un mahram (pariente masculino cercano, como padre, hermano o esposo)

3- Prohibición a las mujeres de tratar con comerciantes masculinos

4- Prohibición de que las mujeres sean atendidas por médicos varones

5- Prohibición de que las mujeres estudien en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa

6- Requisito de que las mujeres lleven un velo largo (Burka), que las cubra de la cabeza a los pies

7- Azotes, golpizas y abuso verbal de mujeres que no estén vestidas de acuerdo con las reglas de los talibanes, o de mujeres no acompañadas de un mahram

8- Azotes en público a mujeres por no tener los tobillos cubiertos

9- Lapidación pública de mujeres acusadas de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio (Varios amantes son apedreados bajo esta regla)

10- Prohibición del uso de cosméticos (A muchas mujeres con las uñas pintadas se les han cortado los dedos)

11- Prohibición de que las mujeres hablen o estrechen la mano de hombres que no sean mahram

12- Prohibición a las mujeres de reír a carcajadas (Ningún extraño debería escuchar la voz de una mujer)

13- Prohibición a las mujeres de usar zapatos de tacón, que producirían sonido al caminar (Un hombre no debe escuchar los pasos de una mujer)

14- Prohibición a las mujeres de viajar en taxi sin mahram

15- Prohibición de la presencia de mujeres en radio, televisión o reuniones públicas de cualquier tipo

16- Prohibición de que las mujeres practiquen deportes o ingresen a un centro o club deportivo

17- Prohibición a las mujeres de andar en bicicleta o motocicleta, incluso con sus mahrams

18- Prohibición de que las mujeres usen ropa de colores brillantes. En términos de los talibanes, estos son “colores sexualmente atractivos”.

19- Prohibición de que las mujeres se reúnan para ocasiones festivas como los Eids, o con fines recreativos

20- Prohibición a las mujeres de lavar ropa junto a ríos o en lugares públicos

21- Modificación de todos los topónimos que incluyan la palabra “mujeres”

22- Prohibición de que las mujeres aparezcan en los balcones de sus apartamentos o casas

23- Pintura obligatoria en todas las ventanas, para que las mujeres no se vean desde el exterior de sus casas

24- Prohibición de que los sastres masculinos tomen medidas de mujeres o cosan ropa de mujer

25- Prohibición de baños públicos femeninos

26- Prohibición a hombres y mujeres de viajar en el mismo autobús

27- Prohibición de pantalones acampanados (anchos), incluso debajo de un burka

28- Prohibición de fotografiar o filmar mujeres

29- Prohibición de fotografías de mujeres impresas en periódicos y libros, o colgadas en las paredes de casas y tiendas

El 8 de noviembre de 1994 el Secretario General de la ONU presentó el informe provisional sobre la situación de los derechos humanos en Afganistán elaborado por Felix Ermacora, relator especial de la Comisión de Derechos Humanos. Partes del informe sobre la situación de los derechos de las mujeres hacen hincapié en el uso del velo: “Un negador del velo es un infiel y una mujer sin velo es lasciva”. Además, enumera:

-El velo debe cubrir todo el cuerpo

-La ropa de mujer no debe ser fina

-La ropa de mujer no debe estar decorada ni ser colorida

-La ropa de las mujeres no debe ser estrecha y apretada para evitar que se noten los miembros sediciosos. El velo no debe ser fino

-Las mujeres no se deben perfumar. Si una mujer perfumada pasa junto a una multitud de hombres, se la considera una adúltera

También le recomendamos: Trump reclama la dimisión de Biden por permitir la situación en Afganistán: ‘Los talibanes ya no temen a EEUU’ (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

-La ropa de mujer no debe parecerse a la ropa de hombre

-La ropa de las mujeres musulmanas no debe parecerse a la ropa de las mujeres no musulmanas

-No deben usar prendas que produzcan sonido

-No deben caminar en medio de las calles

-No deben salir de sus casas sin el permiso de su esposo

-Si es necesario hablar, debe hablar en voz baja y sin reír

-No deben mirar a extraños

-No deben mezclarse con extraños

Según reporta The Conversation, después de la expulsión de los talibanes, las mujeres entraron en masa en la vida pública en Afganistán. Eso incluye los campos del derecho, la medicina y la política. Las mujeres representan más de una cuarta parte de los parlamentarios y, en 2016, más de 150.000 mujeres habían sido elegidas para cargos locales.

Los talibanes están hoy imponiendo su autoridad sobre el pueblo afgano utilizando la guerra, como ocurrió en los ‘90. Las mujeres, ahora, solo esperan que la historia no se repita.

María Silva – Miamidiario.com