Redacción BLesEl presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que la vacunación obligatoria es inapropiada para implantar en Rusia, según informó el portal ruso RT.

“Quiero volver a manifestar mi posición. Creo que la vacunación obligatoria es inapropiada y no puede implantarse”, dijo Putin durante una videoconferencia sobre economía el miércoles.

Asimismo, dijo que los funcionarios habían analizado opciones que incluían la vacunación obligatoria para toda la población o para los trabajadores de ciertos sectores que entran en contacto con un gran número de personas. Esto podría haber hecho que la aplicación de vacunas fuera obligatoria para las personas que trabajan en áreas como el comercio minorista, la educación o el transporte, según recoge la agencia Tass.

Sin embargo Putin dijo que no estaba de acuerdo con tal movimiento.

“Los propios ciudadanos deben darse cuenta de la necesidad de esto y comprender que sin la vacuna podrían enfrentarse a un peligro grave o incluso mortal”, señaló el mandatario.

De esta manera, la Federación Rusa iría contra la corriente de sus vecinos en Europa, quienes quieren imponer como sea la obligatoriedad en las vacunas, hasta el punto en que una persona no va a poder viajar a ningún lugar si no tiene un pasaporte de vacunación.

Le recomendamos: El SECRETO de los CREYENTES para ENFRENTAR a la MALDAD en CHINA

Ad will display in 09 seconds

Vacunas y escepticismo

En Rusia también el tema de la vacunación obligatoria se volvió candente, luego de que el ex presidente Dmitry Medvedev reflexionara públicamente sobre esa posibilidad hace una semana.

Al igual que el expresidente Trump, Putin es defensor de que la persona misma decida si opta por vacunarse o no, respetando así su libre albedrío. Sin embargo, sí insta a las personas a hacerlo y recomienda para esto la vacuna hecha en Rusia, por considerarla la “más segura”.

“Se han creado todas las condiciones necesarias para la vacunación en el país”, y la vacuna rusa ha demostrado ser “la más confiable y segura”, dijo Putin.

Esta fue una clara  referencia a los graves efectos adversos y muertes que se han registrado como consecuencia de las distintas vacunas Covid en el mundo, tales como las de los laboratorios Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Sinopharm, entre otros.

En comparación, la Sputnik V fabricada en Rusia, correría con algo de ventaja en este aspecto, al menos por el momento. Esta vacuna, desarrollada por el Instituto Gamaleya con sede en Moscú, ha sido aprobada en 66 países y no se han reportado efectos adversos graves, aunque sí hubo casos de personas que se aplicaron las dos dosis y aún así contrajeron el virus, tal como el caso del presidente argentino Alberto Fernández, quien recibió la supuesta inmunización en enero, pero en abril informó sobre su contagio.

Al principio, hubo preocupaciones sobre las credenciales de seguridad y eficacia de la Sputnik V, particularmente porque Rusia autorizó la vacuna antes de que se completaran los ensayos clínicos, una medida que generó sospechas en la comunidad científica internacional.

Sin embargo, se encontró que la vacuna Sputnik V tiene una efectividad del 91,6% para prevenir que las personas desarrollen el virus PCCh (virus del Partido comunista chino), según los resultados de su ensayo clínico que se publicó en la revista médica The Lancet en febrero.

A pesar de esto, una encuesta del centro de votación Levada de Rusia publicada en marzo encontró que el 62% de las personas no querían vacunarse, y el nivel más alto de escepticismo se encuentra entre los jóvenes de 18 a 24 años.

Tal como muestra el gráfico de World in Data, en Rusia y en la India, es donde menos personas recibieron al menos una dosis de la vacunación. Esto tal vez se debe a que las personas son conscientes de que se puede lograr la inmunidad de manera natural, sin necesidad de recurrir a vacunas.

Celeste Caminos– BLes.com