Redacción BLes– El presidente Joe Biden tardó tanto en evacuar a los afganos que ayudaron a las fuerzas lideradas por Estados Unidos que equivale a matarlos, dijo un ex militar.

Sam Lerman cree que la administración de Biden fue demasiado inepta para retirar a las personas en riesgo de Afganistán con la suficiente rapidez para evitar las represalias de los talibanes.

“Esto es un asesinato por incompetencia”, dijo el veterano de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, según Associated Press.

Lerman reveló que no durmió el pasado fin de semana porque estaba muy ocupado tramitando en Virginia las solicitudes de visados especiales para inmigrantes (SIV), para afganos que trabajaban con estadounidenses.

“Nunca en mi vida me había avergonzado de ser estadounidense”, dijo según la agencia de noticias. “Y lo estoy, profundamente”.

Las declaraciones se produjeron mientras el Pentágono anunciaba un ambicioso plan de rescate de última hora para evacuar al menos a 22.000 solicitantes del SIV, familiares, mujeres afganas de alto nivel, periodistas y otros. El esfuerzo es posiblemente desorganizado, y no está claro cuánto tiempo el deterioro de la situación de seguridad en Kabul permitirá que las evacuaciones continúen.

Las fuerzas estadounidenses suspendieron temporalmente los vuelos del aeropuerto internacional Hamid Karzai durante varias horas, después de que cientos de solicitantes de asilo afganos inundaran el edificio de la terminal, las escaleras y la pista. Las tropas estadounidenses efectuaron dos disparos de advertencia al aire y se dispararon a sí mismas.

Le recomendamos: El PLAN de Trump y el FRACASO de Biden en Afganistán

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Muchos de ellos estaban tan desesperados por salir que se aferraron a los aviones de transporte militar de las Fuerzas Aéreas estadounidenses con sus brazos y piernas, incluso después del despegue. Al menos tres polizones se precipitaron decenas de metros hasta morir, mientras que otro fue encontrado muerto en el pozo del tren de aterrizaje.

“La multitud estaba fuera de control”, dijo un funcionario estadounidense según Reuters. “Los disparos sólo se hicieron para desactivar el caos”.

Los aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, que retiraron sus fuerzas antes de la fecha límite prevista por el gobierno de Biden, el 31 de agosto, enviaron tropas de vuelta para reforzar la seguridad durante la evacuación, según Associated Press.

Kabul es la última gran ciudad afgana en caer ante el levantamiento talibán que comenzó hace meses. La batalla se intensificó recientemente después de que los combatientes tomaran el control del palacio presidencial.

Dos semanas antes de que la administración Biden planeara una retirada militar completa, Estados Unidos envió miles de nuevas tropas al país de Oriente Medio. Su misión es salvaguardar un puente aéreo a gran escala.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, confirmó que Estados Unidos ha evacuado completamente a su personal de la embajada de Kabul y que ya ha arriado la bandera estadounidense.

El presidente afgano Ashraf Ghani, respaldado por Estados Unidos, huyó del palacio presidencial el 15 de agosto. La sorprendente decisión se produjo mientras los insurgentes talibanes amenazaban con derrocar al gobierno afgano. Esto supuso el sorprendente final de una campaña de dos décadas, en la que Estados Unidos y sus aliados intentaron mantener la paz en el país, según el New York Post.

Cientos de solicitantes de asilo afganos siguen esperando fuera del aeropuerto el próximo vuelo de evacuación.

“Veo a la gente llorando, no están seguros de si su vuelo se producirá o no”, dijo el analista de datos Massouma Tajik, de 22 años, según Associated Press. “Yo tampoco lo estoy”.

Se espera que lleguen al aeropuerto 1.000 nuevos soldados estadounidenses en aviones de transporte C-17 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Los aviones evacuarán entonces a unos 5.000 civiles de Afganistán cada día. Se espera que el número total de soldados estadounidenses desplegados supere los 6.000.

Dawn Barlowe  – BLes.com