Un panel de expertos de la ONU viajaría a Venezuela para observar las elecciones convocadas por el régimen para el 21 de noviembre, sumándose a otros organismos como la Unión Europea y el Centro Carter

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) evalúa seguir los pasos de la Unión Europea y prestarse para avalar las elecciones regionales que organizará el régimen de Nicolás Maduro el próximo 21 de noviembre con el envío de un panel de expertos comiciales del organismo internacional a Caracas.

El anuncio de esta decisión es inminente después de que la ONU respondiera vía correo que lo haría a petición del Consejo Nacional Electoral del chavismo, asegura en su cuenta de Twitter la periodista Celia Mendoza, de la Voz de América,

Es el mismo argumento que esbozó la Unión Europea (UE). Incluso, ahora el alto representante para la Política Exterior y de Seguridad del conglomerado, Josep Borrell, cuestiona a los dirigentes de Voluntad Popular, Leopoldo López y Juan Guaidó, por intentar «dinamitar» la observación a estos comicios convocados por un CNE que fue designado por la Asamblea Nacional chavista, escogida en unas elecciones no reconocidas en su momento por la oposición ni por gran parte de la comunidad internacional.

“Los partidos políticos de López y Guaidó y sus representantes en el Parlamento Europeo no quieren que se haga la misión a pesar de que sus partidos se presentan» a las elecciones, dijo el alto funcionario de la UE.

Otro en proceso

El Centro Carter, organización estadounidense que considera “el sistema electoral venezolano como el mejor del mundo” y que cesó sus operaciones de observación electoral en 2015 en Venezuela después de 13 años presente en comicios en el país, también tendría previsto volver para la jornada del próximo mes.

Según la periodista, después del anuncio de la ONU le seguiría el de este instituto para servir como “otro de los actores internacionales” presente en la cita donde se elegirán más de 3000 cargos públicos con la participación de una parte de la supuesta oposición, que no hará más que legitimar al régimen y extender la cohabitación con la dictadura a cambio de unas pequeñas parcelas de poder.

Ya una delegación exploratoria del Centro Carter está en Caracas evaluando las condiciones para una misión de observación. Sus tres miembros que forman parte de la comitiva han participado en los simulacros electorales y se prevé un recorrido por diversos centros de votación de la capital venezolana habilitados para los ensayos.

Con probabilidades

Las probabilidades de que se concrete la movilización de la representación de la ONU a Venezuela es alta, considerando que recientemente su Comisión de Derechos Humanos ordenó detener la extradición del presunto testaferro de Nicolás Maduro, Álex Saab, detenido en Cabo verde desde junio de 2020.

En un comunicado vergonzoso alegó que se trata de un «diplomático» que ha sido sometido a una «ilegal detención». La postura cómplice de la ONU tiene un largo expediente donde destaca la asignación de un puesto en el Consejo de Derechos Humanos a Venezuela, a pesar de estar en manos del régimen chavista acusado de crímenes de lesa humanidad.

La petición oficial hecha por los relatores especiales del Comité de Derechos Humanos sobre nuevas comunicaciones y medidas provisionales, Helene Tigroudja y Arif Bulkan, ordenó incluso a Cabo Verde, como Estado parte, adoptar las medidas necesarias para «garantizar el acceso a atención médica adecuada» a Saab «preferiblemente por médicos independientes y especializados de su elección».

Gabriela Moreno  – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.