Redacción BLes– La Organización de Naciones Unidas (ONU) está presionando para imponer una controvertida educación sexual “inclusiva” (CSE) a los niños, tanto en las instituciones escolares como en sus casas, mientras duren las normativas contra la pandemia que obligan a los niños y jóvenes a recibir educación en forma remota. 

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), ha publicado el viernes un documento orientativo para educadores que busca garantizar que la educación sexual obligatoria de la ONU se imponga a los niños, independientemente del espacio en el que le toque recibir la educación escolar. 

El nuevo documento “complementa y hace referencia a” la controvertida orientación técnica sobre “educación integral en sexualidad” (EIS) que fue publicada en 2018 por la UNESCO. El mencionado documento generó gran controversia en todo el mundo teniendo en cuenta la falta de etiquetas de género biológicas, la modificación del lenguaje tradicional y la promoción abierta de la ideología igualitarista marxista de extrema izquierda

El UNFPA se ha propuesto garantizar que los niños reciban esta formación pase lo que pase. Según el documento es necesario para los niños en la escuela, fuera de la escuela e incluso en casa.

Evidentemente las autoridades están viendo con temor que sus planes de adoctrinamiento en el plano del igualitarismo sexual se vea afectado al no asistir los niños a la escuela debido a las medidas para combatir el virus del PCCh. De este modo están buscando estrategias para continuar imponiendo sus ideales por otros medios y utilizando otras herramientas de difusión.

Le recomendamos:

Según el UNFPA, la “educación integral en sexualidad” podría impartirse mediante computadoras o teléfonos, o en entornos cara a cara como centros juveniles, campamentos de verano, organizaciones religiosas y campamentos de refugiados. “Fuera de la escuela, también podría incluir temas desafiantes y enmarcar los problemas de una manera que no siempre sea factible o aceptable en el entorno escolar”.

La guía contiene secciones extensas sobre orientación sexual e identidad de género y respecto a los más niños, debido a la ausencia de bibliografía, basó sus recomendaciones en impartir entrevistas con miembros de organizaciones transgénero.

El UNFPA solicita la implementación de un lenguaje “inclusivo” que no tenga etiquetas de masculinos y femeninos, y discursos a través de los cuales “las partes del cuerpo no deben asignarse a un género”. También se hace hincapié, en que los facilitadores deben “sensibilizar a los padres sobre la identidad de género”, buscando convencerlos a que acepten el adoctrinamiento que se está realizando sobre los niños como algo positivo. 

La guía recomienda a los educadores utilizar la “pedagogía crítica” desarrollada por el pensador marxista brasileño Paulo Freire, quien guía a los estudiantes a “cuestionar y desafiar la dinámica de poder y la dominación predominante”.

El plan de estudios sobre orientación sexual e identidad de género no se limita a la educación sexual. Estados como California, Nueva Jersey e Illinois aprobaron leyes que exigen que las escuelas enseñen acerca de las “contribuciones políticas, sociales y económicas de personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales”. Buscando generar un nexo entre la orientación sexual de las figuras idolatradas y su supuesto éxito.

Los esfuerzos para exponer a los niños a contenido inapropiado para su edad y dificultar o imposibilitar la notificación a los padres y la exclusión voluntaria, socavan el derecho constitucional de los padres a controlar la educación de sus hijos sobre temas delicados como la sexualidad humana.

La lucha contra la sexualización prematura de los niños por parte de los adultos requiere una atención centrada tanto de los legisladores como de los padres valientes que se animen a enfrentar a grandes organizaciones políticas con intenciones de imponer un relato igualitarista que rompe con nuestros valores y tradiciones más fundamentales. 

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.