En un nuevo episodio de persecución de parte de los gobernantes PSOE y Podemos contra el partido de derecha VOX, militantes de izquierda irrumpieron en un acto en el País Vasco el pasado viernes, provocando grandes disturbios y violencia.

Entre una ola de insultos, los manifestantes comenzaron a arrojar objetos hacia los seguidores de VOX, que atendían a un discurso de Javier Ortega Smith, secretario general del partido, y Niko Gutiérrez, el cabeza de lista para las elecciones vascas.

Ambos dirigentes, al finalizar el acto, debieron ser escoltados por la policía ante los altos niveles de violencia que la izquierda provocó. En esta ocasión, además, varios agentes policiales resultaron heridos y hubo detenciones de manifestantes.

Sare Antifaxista, una organización de extrema izquierda que promueve actos de alta violencia contra sus detractores, llamó a celebrar contra-manifestaciones unos días antes del acto de campaña. Por esto, el Ayuntamiento de Bilbao tuvo que declarar el mitín de “riesgo muy alto” y aumentar la presencia policial para garantizar la seguridad de los simpatizantes de VOX.

De nada sirvió, los terroristas que simpatizan por el actual gobierno socio-comunista de Iglesias y Sánchez entraron fácilmente al evento.

Santiago Abascal, el líder de VOX, presentó la semana pasada las candidaturas para las venideras elecciones en el País Vasco del 12 de julio, donde se espera que a pesar de la hegemonía de izquierda del izquierdista Partido Nacional Vasco, los partidos PP, Cs y VOX consigan algunos escaños y rompan con la mayoría absoluta de este partido.

En su discurso, Abascal denunció que a través de las ayudas sociales y de el recientemente aprobado ingreso mínimo universal, el gobierno español quiere sustituir a los vascos por islamistas, fomentando la inmigración y cortándole posibilidades a los españoles. El ingreso mínimo será repartido tanto para españoles como para refugiados.

Además, Abascal lamentó que los últimos encuentros del partido se desarrollaron “en medio de la violencia y la intimidación”, por la constante protesta que reciben en su contra. Sin embargo, VOX continúa con su agenda, este sábado en Vitoria y el domingo en San Sebastián, regiones del País Vasco claves donde el partido podría lograr su primer escaño.

Fuente: Derecha Diario.

Temas: