Kim Yo Jong, hermana y mano derecha del dictador norcoreano, encendió todas las alarmas en Seúl tras advertir que las armas nucleares norcoreanas pueden eliminar a Corea del Sur “en un instante”.

Esta semana se encendieron todas las alarmas en Corea del Sur cuando Kim Yo-jong, hermana y mano derecha del dictador norcoreano Kim Jong-un, expresó que Corea del Norte podría usar armas nucleares para “eliminar en un instante” al ejército surcoreano.

Esta potente declaración se da luego de que el ministro de Defensa surcoreano, Suh Wook, anunciara el viernes que los militares de Corea del Sur tienen misiles capaces de acertar un ataque preventivo “con rapidez y precisión” a cualquier blanco en Corea del Norte cuando hubiera señales claras de un lanzamiento de misiles.

Kim Yo-jong, cuyo cargo oficial es el de vicedirectora de departamento del Comité Central del Partido de los Trabajadores, manifestó su desacuerdo con los comentarios del “lunático” Suh, tildando de “comentarios imprudentes” por los cuales debería “disciplinarse si quiere evitar un desastre”.

“En caso que Corea del Sur opte por una confrontación militar con nosotros, nuestra fuerza de combate nuclear tendrá que cumplir su deber. La misión primaria de las fuerzas nucleares del país es servir como disuasor, pero si estalla un conflicto, esas armas serán usadas para eliminar las fuerzas armadas del enemigo”, dijo Yo-Jong a través de la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, según sus siglas en inglés).

En este contexto, la hermana del dictador expresó a su vez que Corea del Sur no es rival para Corea del Norte, reafirmando lo mismo con la capacidad nuclear de norcorea. Para Pyongyang, Seúl no tiene capacidad nuclear por lo que “no le llega a los talones” a Corea del Norte.

Yo-Jong agregó que no dispararán ni una sola bala o proyectil hacia Corea del Sur, y que en caso de que el Ejército surcoreano tome una acción militar contra su nación, recién ahí sería considerada como un blanco de ataque.

La hija del histórico dictador de Corea del Norte, Kim Jong-Il, se ha convertido en los últimos años en la mujer más poderosa del régimen norcoreano y en una de las personas más importantes de la estructura de gobierno.

Ella había tomado algo de influencia como la principal asesora de Jong-Un en todas las cumbres de mandatarios con Estados Unidos y Corea del Sur en 2018, mostrándose en buenas relaciones con ambos presidentes, pero hoy es una de las más belicistas dentro del régimen de Pyongyang.

Su manifestación se dio en momentos en que Corea del Norte reanudó sus pruebas de armas, que incluyeron su primer lanzamiento de misil balístico intercontinental a pleno alcance desde 2017.

Por Nicolás Promanzio – La Derecha Diario.

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.