Redacción BLesLaos, un país pequeño y pobre del sudeste asiático, perdió el control mayoritario de su red eléctrica al cederlo a una empresa regulada por el Partido Comunista de China (PCCh) tratando de evitar el incumplimiento de su deuda.

El acuerdo firmado entre la empresa estatal Electricite du Laos (EdL) y China Southern Power Grid Co., aviva las críticas al PCCh por la utilización de la “diplomacia de la trampa de la deuda”, para obtener ventajas sobre los países que luchan por pagar los préstamos contraídos por la iniciativa de la Franja y la Ruta, del líder Xi Jinping, según Reuters.

“Laos se ha convertido en la última víctima de la trampa de la deuda china, ya que después de deshidratar estratégicamente al país y enterrarlo bajo préstamos insostenibles, China [PCCh] ha ocupado la red eléctrica nacional del país luego de que Laos luchara por evitar el incumplimiento de la deuda”, informó el periodista Jash Yoshi del medio TFI Post, del 6 de septiembre.

Para Laos el PCCh es su mayor prestamista, y el acuerdo hace que este país montañoso sin litoral, de siete millones de habitantes, aumente con riesgo su dependencia de China. 

Laos se endeudó con empresas dependientes del PCCh tratando de convertirse en “La Batería del Sudeste Asiático” e invirtiendo en un nuevo ferrocarril de alta velocidad.

“Darle a China una participación importante en el ‘Plan de la Batería del Sudeste Asiático’ pone a Laos en camino de convertirse en una pseudo-provincia de China”, dijo Brian Eyler, director del programa del Sudeste Asiático del centro de estudios Stimson en Washington, citó Reuters. 

Según un informe del Instituto Lowy, con sede en Australia, la deuda de Laos con China equivale al 45 por ciento del PIB del pequeño país.

Esta fuerte dependencia económica del PCCh hace que Laos también apoye sus acciones en el Mar de la China Meridional.

Tras sus agresivas acciones en el Mar de la China Meridional, el PCCh es acusado de atentar contra la soberanía territorial de los países con derechos sobre esta región.

Por su parte, el Consejo de Política Internacional del Instituto Gatestone advierte sobre las llamadas trampas de la deuda, con las que el PCCh concede préstamos a los países pobres y luego los atrapa permanentemente.

“Unos pocos de estos paquetes bilaterales parecen haber sido ideados para encarcelar a estados ya empobrecidos, en reinos de permanente vasallaje económico a China”, señaló el Instituto Gatestone el 28 de agosto.

“Los beneficios económicos, sin embargo, de algunos de estos acuerdos entre China y los países pobres del tercer mundo en África y América Latina son cuestionables”, añadió el Instituto Gatestone. 

Jose Hermosa – BLes.com