Tres partidos de derecha obtuvieron los primeros tres puestos, aunque ninguno logró la mayoría por su propia cuenta y entrarán en una etapa de duras negociaciones para poder formar gobierno.

El pasado domingo 4 de julio se llevaron a cabo las elecciones legislativas en la capital japonesa Tokio, estableciendo qué partidos políticos representarán en la Asamblea Metropolitana.

El derechista Partido Liberal Democratico (LDP) logró arrebatarle la mayoría parlamentaria al partido también derechista Tokio Primero (TF), de Yuriko Koike, la actual gobernadora de Tokio. Koike fue una histórica dirigente del LDP, pero renunció al partido en 2017 cuando el ex primer ministro Shinzo Abe le puso un techo y frenó su crecimiento dentro del partido, sintiéndose amenazado por su rápido crecimiento.

A pesar de ser el partido oficialista, y de haber arrasado en las elecciones gubernamentales del año 2016, Tokio Primero no pudo mantener su mayoría parlamentaria. Mientras el LDP obtuvo el 25,7% de los votos y 33 escaños, Tokio Primero descendió de 46 bancas a solo 31, con el 22,3% de los votos.

El tercer partido más votado, aliado del LDP en el gobierno nacional, fue el también derechista Komei, que obtuvo el 13,6% de los votos y 23 bancas en la Asamblea de Tokio.

El foco de atención se centró en los juegos olímpicos, siendo una gran controversia si realizarla o no debido al crecimiento de los casos de Covid-19 en las últimas semanas antes de la elección. El actual primer ministro Yoshihide Suga (LDP) apoyó firmemente la realización de los Juegos Olímpicos en julio/agosto, mientras que Koike mostró resistencia.

La elección dio un resultado extraño, ya que la coalición Liberales Demócratas + Komeito no llegó a los 64 escaños necesarios para conseguir la mayoría propia, una instancia que preocupa a muchos de cara a las elecciones nacionales de fin de año.

Muy por debajo se ubicó el Partido Comunista de Japón (PCJ), que obtuvo el 13,6% de los votos y ganó 19 bancas. Por su parte, el novedoso Partido Demócrata Constitucionalista (CDP), una agrupación de centroizquierda socialdemócrata creada en 2017 para darle una opción a la izquierda moderada en el país nipon, obtuvo el 12,3% de los votos y sellaron 15 bancas.

También le recomendamos: Trump lanza un arsenal de bombas: elecciones, Estado Profundo y más (Video)

Ad will display in 09 seconds

Por último, el partido Innovación, obtuvo el 3,6% de los votos y logró mantener su escaño en la Asamblea de Tokio. Esta agrupación también es de derecha y tiene una ideología casi idéntica al gobernante LDP, pero se diferencian en la cuestión estudiantil: los innovadores defienden la educación pública gratuita.

En último lugar, con 1,3% de los votos y consiguiendo conservar su escaño, quedó el partido de izquierda Red Seikatsusha, que agrupa a los miembros del sindicato de Tokio SCCCU y a activistas feministas.

Por Derechadiario.com.ar

Temas: