Redacción BLesLa severa disminución de la tasa de natalidad en China genera una crisis demográfica que afectará la economía del régimen comunista chino durante las próximas décadas, advierte el reconocido analista y editor Zhou Xin.

La tasa de fertilidad pasó del 6,18% en 1968 a solo 1,35% en 2020, un mínimo histórico que “supone un problema para las perspectivas económicas del país en las próximas décadas”, escribió Xin para el South China Morning Post del 23 de noviembre. 

Y agregó: “Los cambios demográficos del país se están produciendo a una velocidad y escala nunca vistas en ningún otro país”, en parte por el estricto control demográfico impuesto por el Partido Comunista de China (PCCh) durante más de 30 años. 

En ese periodo, el PCCh obligó a la población a seguir la política del “hijo único”, lo que implicaba la aplicación de “fuertes multas y abortos forzados” para los infractores. 

Así, a pesar de que las restricciones se flexibilizaron a partir del 2010, los expertos calculan que este año el número de muertes superará el de los nacimientos, marcando de esta manera el punto máximo de crecimiento demográfico del país, con base en datos oficiales del régimen.

El impacto de la crisis demográfica repercutirá significativamente “desde las ambiciones de Beijing de crear un poderoso país socialista, hasta la sostenibilidad del mercado inmobiliario y el sistema escolar”, sostiene Xin. 

El oscuro panorama que se pronostica hizo que el PCCh permitiera el nacimiento de hasta tres hijos por cada hogar, haciendo caso omiso incluso de los eventos en los que se superara esa cantidad. 

No obstante, no parece que las parejas se inclinen a criar a tres niños, dado que ni siquiera lo hicieron cuando las políticas les permitió hacerlo con dos, comportamiento que también es seguido por las familias que residen en las áreas rurales. 

Xin concluye expresando:  “Beijing tiene que enfrentarse honestamente a su nueva realidad demográfica y tratarla como una grave crisis”.

Por otro lado, la escritora china, Jennifer Zeng, deplora en uno de sus tuits que durante la represión de la natalidad el PCCh haya promovido la muerte de cientos de millones de bebés por nacer, y ahora insistiera en asistencia para la reproducción de sus habitantes.  

“El PCCh es una broma y un fracaso. Después de asesinar a 400 millones de bebés por nacer en China, ahora está estableciendo “Instalaciones de asistencia para la reproducción” para ayudar a las personas a tener más bebés”.

Y agrega: “Luego de que murieron 400 millones de bebés, ahora será “reproducción asistida”. ¿Cómo “apoyar? Estoy bastante perpleja…”

Asimismo, en respuesta a un video sobre el mismo tema presentado por el South China Morning Post el mes pasado, miles de internautas manifestaron sus puntos de vista al respecto. 

“Si mi mujer y yo no podemos ganar suficiente dinero para criar a los niños, ¿por qué vamos a traer a nuestros hijos a este mundo para que pasen penurias? Después de todo, la educación de los niños es muy cara en China”, respondió el visitante WYJX1986.

Y agregó: “Cuando los niños crecen, todavía tenemos que gastar dinero en la casa de los niños y en el matrimonio. ¿Qué hacer con nuestras propias vidas?”

En el mismo sentido, entre los miles de respuestas el usuario Ao Ao comenta: “La generación más joven no puede permitirse casas y casarse, esa es parte de la razón por la que no quieren tener más hijos”. 

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.