La pandemia de coronavirus está asolando el mundo desde 2020 y muchas personas están preocupadas por su futuro. Me gustaría compartir algunos datos y reflexiones sobre cómo podríamos contemplar esta situación desde una perspectiva diferente y asegurarnos un futuro mejor.

La pandemia está fuera de control

Reuní y analicé los datos publicados sobre los casos de coronavirus y aquí están mis principales conclusiones.

El número de nuevos casos a nivel mundial sigue aumentando. Por ejemplo, hubo más de 10 millones de casos en la primera mitad de 2020 y más de 70 millones en la segunda mitad. Sin embargo, solo en la primera mitad de 2021, hubo unos 99 millones de casos, lo que superó el número total de 83 millones en 2020.

Se necesitaron más de 180 días (de diciembre de 2019 al 28 de junio de 2020) para alcanzar los primeros 10 millones de casos confirmados a nivel mundial y otros 43 días (del 29 de junio al 10 de agosto de 2020) para alcanzar los segundos 10 millones de casos.

Los casos aumentaron aún más en 13 millones en los siguientes 49 días (del 11 de agosto al 28 de septiembre de 2020), con un promedio de 37,69 (=49/13) días necesarios para alcanzar cada 10 millones de casos adicionales. Del 29 de septiembre al 31 de diciembre de 2020 (94 días), se produjo un aumento de 5,01 millones de casos, con una media de 18,76 (=94/5,01) días necesarios para alcanzar cada 10 millones de casos adicionales.

En los primeros seis meses de 2021 se registraron un total de 98.921.930 casos (181 días en total), lo que supone una media de 18,3 (=181/9,892193) días necesarios para alcanzar cada 10 millones de casos adicionales.

Esto indica que cada vez se necesita menos tiempo para alcanzar cada 10 millones de casos confirmados adicionales. También hemos observado una tendencia similar con los casos de muerte. Mientras que el primer millón de personas tardó 9 meses (de diciembre de 2019 a septiembre de 2020) en morir, el segundo millón solo tardó 4 meses (de septiembre de 2020 a enero de 2021), el tercer millón 3 meses (de enero a abril de 2021), y menos de tres meses (de abril a julio de 2021) para llegar a los cuatro millones este julio. En concreto, solo en el primer semestre de 2021 se registraron 2.129.715 muertes por coronavirus, 1,175 veces el número total (1,821 millones) de todo el año 2020.

A continuación, una cronología más detallada:

Según los datos recogidos por la Universidad John Hopkins (JHU), los casos confirmados acumulados alcanzaron los 10 millones el 28 de junio de 2020, y llegaron a los 20 millones el 10 de agosto de 2020. (Nota: Las pruebas demostraron que China subreportaba significativamente los casos, por lo que las cifras reales podrían ser mucho mayores).

Para el 28 de septiembre de 2020, se produjeron 33 millones de casos del virus y un millón de muertes.

Para el 8 de noviembre de 2020, el número de casos alcanzó los 50 millones.

Según los datos en tiempo real del Worldometer, a 31 de diciembre de 2020, había 83,1 millones de casos con un número de muertos de 1,812 millones; 58,89 millones de pacientes pudieron recuperarse completamente.

Según los datos de la JHU, el número de muertes alcanzó los dos millones el 15 de enero de 2021.

A partir del 26 de enero de 2021, el número total de casos confirmados superó los 100 millones, con un número de muertes de 2.149.818.

El total de muertes superaba los tres millones a partir del 17 de abril de 2021.

El 30 de abril, los casos confirmados alcanzaron los 150 millones, lo que significa que una de cada 50 personas en el mundo se había infectado, menos de 13 meses después de que la Organización Mundial de la Salud declarara el brote de coronavirus como una pandemia mundial.

Un total de 1.884.146 personas perdieron la vida a causa del coronavirus solo en el primer semestre de 2021 (entre el 1 de enero y el 10 de junio), cuando el total de muertes en 2020 fue de 1.880.510. En otras palabras, el virus mató a más personas en la mitad de tiempo que el año pasado.

Hasta el 7 de julio, el total de muertes superaba los 4 millones, lo que supone más de la mitad de la población de Hong Kong, o cerca de la mitad de la población de Nueva York. El Instituto de Investigación para la Paz de Oslo estimó que esta cifra equivale a todas las muertes por guerra en el mundo desde 1982. A finales de julio de 2021, había más de 197 millones de casos y más de 4,2 millones de muertes.

Nuevas variantes

Cuando el 7 de julio el número de muertes alcanzó los 4 millones, los expertos dijeron que la situación había cambiado y que ahora era una batalla entre las vacunas y las variantes altamente infecciosas como la Delta.

Esta preocupación se debe al repentino aumento de casos que se produjo a partir de finales de junio de 2021. Israel, por ejemplo, descubrió que el 90% de sus nuevos casos eran de la variante Delta. Para empeorar las cosas, alrededor del 50% de los adultos recién infectados habían sido completamente vacunados. Entre los 9,3 millones de personas del país, alrededor del 55% había recibido dos dosis de la vacuna de Pfizer, incluidos los niños de entre 12 y 15 años.

Una situación similar se observó en otros lugares. “A medida que la variante Delta del coronavirus se extiende por el Reino Unido, casi la mitad de las recientes muertes por Covid-19 en el país son de personas que fueron vacunadas”, informó The Wall Street Journal el 2 de julio en un artículo titulado “Algunas personas vacunadas están muriendo de Covid-19. Here’s Why Scientists Aren’t Surprised”.

De hecho, el 6 de julio, el Reino Unido notificó el mayor número de casos nuevos (28.773) en un solo día desde el 29 de enero de 2021. También tuvo el mayor número de muertes (37) desde el 23 de abril de 2021. Esto es desconcertante desde la perspectiva de la inmunidad de rebaño, que requiere que el 60-70% de la población esté vacunada o haya estado expuesta al virus, ya que el 86,2% de los adultos británicos tenía al menos una dosis de vacuna y el 64,3% tenía dos dosis.

Con el aumento diario de nuevos casos hasta la asombrosa cifra de 500.000 en todo el mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió el 15 de julio que en el futuro podrían surgir nuevas variantes potencialmente peligrosas. “La pandemia no está ni mucho menos acabada”, señaló Didier Houssin, de la OMS.

Esta preocupación se ve respaldada por la creciente propagación de la enfermedad. Los datos muestran que solo en julio de 2021 se registraron 15,03 millones de nuevos casos, muchos más que en junio de 2021.

Hasta ahora, cuatro variantes dominan la pandemia de coronavirus, entre ellas Alfa, Beta, Gamma y Delta. Tras surgir en la India en octubre de 2020, la variante Delta se extendió a más de 130 países.

“Delta es una advertencia de que este virus está evolucionando, pero también es una llamada a la acción antes de que surjan más variantes peligrosas”, advirtió el 30 de julio Michael Ryan, director ejecutivo de Emergencias Sanitarias de la OMS.

La pandemia y los valores tradicionales

El último año y medio fue caótico. Los profesionales médicos y los gobiernos se esfuerzan por contener el virus y controlar su propagación. Pero sus esfuerzos son limitados. Puede que sea el momento de dar un paso atrás y evaluar este asunto de forma holística.

En la antigüedad, especialmente en China, la gente en general creía en la armonía del Cielo, la Tierra y la humanidad. Cuando se ignoraban los valores morales y la sociedad se corrompía, solían producirse plagas y otros desastres.

Limitaciones de las medidas actuales

Si observamos las plagas del pasado, muy a menudo escapaban al control de la gente. A pesar de las tecnologías modernas, la gente todavía puede ser sorprendida cuando ocurren ciertos desastres, como los tsunamis y las guerras. La actual pandemia es otro ejemplo.

Como resultado del encubrimiento sistemático y la desinformación perpetrada por el Partido Comunista Chino (PCCh), el virus se extendió rápidamente a otros países. En marzo de 2020, Italia anunció el cierre de ciudades y la aplicación de políticas de cuarentena, pero aun así se vio muy afectada por el virus. Después de que se identificara una variante en el Reino Unido en diciembre de 2020, el país comenzó inmediatamente a aplicar estrictas medidas de aislamiento. Pero los nuevos casos siguieron aumentando en las siguientes semanas, y tanto los nuevos casos como las muertes diarias batieron récords en enero. En Estados Unidos, California, que tenía las políticas más estrictas, también tuvo el mayor número de casos y muertes.

“En esta ronda del estudio observamos que el número de infectados se mantuvo alto y no tenemos buenas pruebas de que los contagios estén disminuyendo en Inglaterra”, señaló Steven Riley, profesor de Dinámica de las Enfermedades Infecciosas del Imperial College de Londres. “Estamos trabajando para entender mejor por qué se dan estas tendencias cuando el país está bloqueado, lo que incluye el estudio de la nueva variante, de modo que los responsables políticos puedan responder con urgencia para ayudar a reducir los contagios y salvar vidas”.

Algunos miembros del equipo económico de la Casa Blanca también constataron que el bloqueo estricto no contenía el virus y a veces lo empeoraba. No obstante, muchos países, entre ellos China, han continuado con la política de bloqueo, ya que el número de nuevos casos aumenta drásticamente en muchos lugares.

Ahora es el momento de replantearse la situación. Por ejemplo, el gobierno del Reino Unido levantó el 19 de julio todas las restricciones del COVID-19, incluyendo el distanciamiento social y los requisitos de máscara. Pero el número de nuevos casos siguió descendiendo durante los 7 días siguientes. Esto puede ofrecernos algunas ideas de formas alternativas de manejar la pandemia.

Otro tema relacionado es la vacunación. En el marco de la Autorización de Uso de Emergencia (EUA), se aprobaron rápidamente varias vacunas y se vacunó al primer grupo de personas (principalmente en los países desarrollados) a finales de 2020.

La pandemia se mantiene en 2021, lo que provoca más casos y muertes. Incluso después de que muchas más personas se vacunen, el virus se sigue extendiendo por todas partes, lo que frustra las esperanzas de la gente de lograr una rápida victoria sobre el virus por medio de la vacunación.

Las plagas tienen un ojo

La pandemia se asemeja a una lluvia torrencial en el sentido de que es violenta en un momento y menos en otro. Cuando las inundaciones siguen a los aguaceros, la gente se apresura a poner en práctica medidas a corto plazo para disminuir el impacto de las inundaciones, similares a las cuarentenas y los cierres en el caso de la pandemia. Cuando los aguaceros se convierten en lloviznas o incluso cesan temporalmente, la gente celebra el “éxito” del control de las inundaciones y vuelve a disfrutar de la vida cotidiana como siempre. Del mismo modo, cuando los casos de pandemia disminuyen momentáneamente, la gente se olvida del dolor y retoma su vida normal.

Pero como las causas fundamentales siguen sin ser controladas, tales catástrofes vuelven y vuelven. A lo largo de la historia, las inundaciones fueron y vinieron, al igual que las plagas como la viruela, la peste bubónica, la peste negra, el SAR y ahora el Covid-19.

En todas las culturas, existe la creencia desde la antigüedad de que las plagas vienen por una razón y sirven como advertencia (o castigo) por las malas acciones de la gente. De hecho, hay muchos indicios de que las personas buenas son bendecidas y tienen menos probabilidades de infectarse durante las plagas.

Un ejemplo es el antiguo Imperio Romano, que fue inundado por oleadas de plagas. En aquella época, varios emperadores y muchos soldados que perseguían a los cristianos perdieron la vida a causa de las plagas. En cambio, los cristianos en general eran inmunes y muy pocos se infectaron. Al parecer, la enfermedad se produjo por la supresión de los cristianos. Después de algunos siglos, las plagas desaparecieron misteriosamente cuando el Imperio Romano llegó a su fin.

Una situación similar ocurrió a finales de la dinastía Ming en China. Se desató una plaga que solo infectó a los soldados de la dinastía Ming, pero no al ejército manchú. Sin embargo, cuando el emperador Shunzhi declaró el establecimiento de la dinastía Qing, la plaga desapareció misteriosamente.

La pandemia actual tampoco parece infectar a la gente al azar. Los datos muestran que el virus se dirige a lugares muy influenciados por el PCCh. En las últimas décadas, muchos países occidentales abrazaron al PCCh por razones económicas mientras ignoraban las deplorables violaciones de los derechos humanos del PCCh. La mayoría de estos países se vieron muy afectados durante la pandemia. Por el contrario, tanto las tasas de infección como las de mortalidad en Taiwán fueron extremadamente bajas a pesar de estar tan cerca de la China continental. De hecho, tanto los funcionarios como los ciudadanos comunes de Taiwán desconfían de la infiltración del PCCh. También adoptaron medidas concretas contra ella.

Esta tendencia también se observa dentro de China. A partir de las listas que circulan por Internet de varios empresarios, la tasa de mortalidad de los miembros del PCCh por el virus fue mucho mayor que la de los ciudadanos comunes. Aunque los miembros del PCCh son solo el 6,4% de la población china, sus tasas de mortalidad llegan a ser del 64% al 88%.

La conexión mente-cuerpo

En la época del antiguo Imperio Romano, mucha gente se sorprendió al ver que los cristianos eran menos propensos a infectarse con las plagas. Después de pensarlo bien, se volvieron receptivos a las enseñanzas cristianas y se arrepintieron de sus malas acciones, y muchas personas se recuperaron milagrosamente de la enfermedad.

El Huangdi Neijing (Canon Interior del Emperador Amarillo), uno de los primeros y más conocidos clásicos de la medicina china, escribió: “Cuando una persona tiene un qi (energía) recto residiendo en su interior, ninguna viciosidad es capaz de invadirla”.

En este momento, el PCCh es la mayor amenaza para el mundo. El encubrimiento y la desinformación sistemáticos del régimen permitieron que el virus se extendiera rápidamente por todo el mundo. Por eso muchos llaman al patógeno el virus del PCCh.

Dentro de China, Falun Dafa es el mayor grupo reprimido por el PCCh. Alrededor de 100 millones de practicantes son perseguidos por el régimen desde 1999 por su creencia en los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia. Existen muchos casos reportados por Minghui en los que las personas fueron bendecidas con salud y seguridad al tener en mente las frases “Falun Dafa es bueno, Verdad-Benevolencia-Tolerancia es bueno”.

Preste atención a las advertencias

Muchos ejemplos en la historia demuestran que, cuando la moral de una sociedad se corrompe, esta puede enfrentarse al peligro. Un ejemplo es Pompeya y su cultura degenerada, que quedó enterrada en las cenizas de un volcán.

Abhigya Anand, un niño astrólogo de la India, hizo muchas predicciones sobre la pandemia, muchas de las cuales se hicieron realidad. Dijo que la pandemia estaba relacionada con los pobres valores morales y que las vacunas no resolverían todos los problemas. De hecho, confiar demasiado en la medicina y las vacunas podría empeorar la enfermedad. Dijo que la única solución adecuada era despertar los corazones de la gente, como volver a la fe.

Anand también predijo que la pandemia podría empeorar. Otras profecías, como la de Liu Bowen en la dinastía Ming de China, también predijeron la pandemia.

Resumen

Desde que tomó el poder en 1949, el PCCh mató a decenas de millones de personas inocentes durante sus campañas políticas. Solo la Gran Hambruna China (1959-1961) se cobró la vida de al menos 45 millones de personas. Sin embargo, mediante incentivos económicos e infiltración ideológica, el régimen lleva adelante activamente su programa comunista en todo el mundo.

La pandemia del coronavirus es probablemente una advertencia. El PCCh no solo difundió el virus al mundo, sino que también ocultó las cifras reales y se jactó de su “éxito” mientras vendía sus vacunas a nivel mundial. Aunque estas vacunas fracasaron en el control de las infecciones, el PCCh se presenta, sin embargo, como “salvador” del mundo.

Desde que se publicaron los Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista en 2004, más de 380 millones de chinos abandonaron las organizaciones del PCCh. Rechazando al PCCh, tanto los chinos como los habitantes de otros países tendrán un futuro más seguro.

Fuente: Minghui.org