Redacción BLes– La Cámara de Comercio de la Unión Europea en China ha entregado una carta al gabinete de Beijing en la que aborda el impacto de las políticas de control de Covid en las empresas europeas. La carta instaba al régimen comunista a revisar las medidas, incluida la aceptación de la cuarentena domiciliaria para algunos pacientes de Covid.

Tras ver una copia de la carta, Reuters informó el lunes 11 de abril de que la carta fue enviada al viceprimer ministro del Consejo de Estado chino Hu Chunhua 胡春华 el 8 de abril. La cámara confirmó que la copia era legítima.

La carta, firmada por el presidente de la cámara, Jorg Wuttke, escribía: “Las medidas actuales adoptadas para intentar contener el reciente brote de COVID-19 en China están causando importantes trastornos, que se extienden desde la logística y la producción hasta la cadena de suministro dentro de China”.

Además, adjuntaba una encuesta flash realizada una semana antes por la Cámara de Comercio Alemana en China sobre cómo las políticas del COVID-19 en China han afectado recientemente a las empresas alemanas. La encuesta mostraba que el 51% de la logística y el almacenamiento de las empresas alemanas y el 46% de sus cadenas de suministro se habían visto “completamente perturbadas o gravemente afectadas”.

En la carta, la cámara se refirió a las medidas de “control de Covid” de Beijing como una “vieja caja de herramientas de pruebas y aislamiento masivo”, diciendo que no podía hacer frente a los desafíos actuales.

Además, sugería a Beijing que introdujera cambios en las medidas de control de la epidemia. Entre ellas, permitir que los pacientes infectados por el virus Covid-19 sin síntomas o con síntomas leves se queden en casa como autocuidado y permitir que los residentes chinos tengan acceso a las vacunas de ARNm.

La carta no se ha hecho pública. Por parte de Beijing, el Consejo de Estado aún no ha respondido a una solicitud de comentarios enviada por fax.

A pesar de la política de cero COVID-19, Shanghái informó de 914 nuevos casos locales confirmados de COVID y 25.173 infecciones asintomáticas el domingo 10 de abril.

Según la Comisión Nacional de Salud, el brote de COVID del principal centro financiero de China también se ha extendido a Guangzhou 广州, otra gran ciudad de China, con 27 nuevos casos registrados el mismo día.

Según Associated Press, las autoridades de Beijing han mantenido la política de “cero COVID” desde el primer brote de la epidemia en la ciudad, a pesar de la creciente frustración de la población y las preocupaciones económicas. Shanghái ha impuesto estrictamente medidas antiepidémicas como cierres, pruebas masivas y mandatos de aislamiento obligatorio.

Los ciudadanos llevan tiempo quejándose de la escasez de personal médico, voluntarios y camas en las salas de aislamiento. El bloqueo ha hecho que los residentes tengan que luchar para conseguir alimentos básicos y atención médica, ya que los supermercados permanecen cerrados y las entregas están restringidas. También ha fallado la capacidad de los hospitales para atender los casos no relacionados con el COVID-19.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.