La borrasca Celia está provocando en la península una “invasión de aire sahariano cargado de polvo en suspensión” que, según informa Meteored, ha convertido a España en “el país más contaminado del mundo” este martes 15 de marzo. 

El fenómeno, que no por ser natural deja de ser perjudicial para la salud, permanecerá de forma notable durante el resto de la semana, produciendo, además, lluvias de barro.

Ciudades como Ávila, Salamanca, Segovia o Madrid han amanecido con concentraciones de de partículas inferiores a los 10 micrómetros (PM10) cercanas a los 1000 microgramos por metro cúbico (µg/m3). 

Los efectos de la calima en la salud y el medioambiente 

El polvo está siendo “inyectado por Celia” desde el norte de África, dando lugar a grandes columnas de calima en la península y en Baleares. Este martes, se prevé que la calima llegue a la mayor parte del territorio español, salvo a Canarias.

Las partículas del polvo en suspensión tienen un impacto considerable en la calidad del aire: dificultan la visión, provocan irritación ocular y pueden ocasionar problemas respiratorios. Pero la calima también tiene efectos positivos. “Reduce la posibilidad de que se produzcan tormentas tropicales y es un fertilizante natural para el océano y los suelos”.

Fuente: 20 Minutos

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.