Redacción BLesEl pasado 1 de octubre, la película ‘La Batalla del Lago Changjin’ que se basa en la Guerra Coreana donde el régimen chino se enfrentó a Estados Unidos, fue lanzada a los teatros y cines de China y Partido Comunista Chino obligó a todos sus miembros —más de 95 millones— a ir a verla para utilizar su ‘éxito’ como propaganda para realzar su imagen e intentar intimidar a los Estados Unidos en medio de la tensión por la independencia de Taiwán.

Según las propias estadísticas chinas, el filme batió todos los récords de recaudación de este año, sobrepasando a las principales producciones de Hollywood como James Bond, pero solo porque el PCCh obligó a todos sus miembros a ver la película, diciendo que era ‘un deber patriótico’ verla.

Además, según la BBC el régimen se aseguró de que hasta noviembre, no hubiera ningún estreno ni chino ni occidental en los cines, postergando los grandes lanzamientos de Hollywood para después. Y por supuesto, todos los cines tienen que proyectar la película.

Al mismo tiempo, las autoridades arrestaron a un periodista que se atrevió a calificar de mala la intención de la película.

El periodista retirado Luo Changping fue arrestado e interrogado durante dos semanas por decir ‘medio siglo después, pocos chinos han reflexionado sobre la justificación de la guerra’. Luo fue acusado de ‘difamar a mártires políticos’. Todas sus cuentas en redes sociales fueron borradas y él tuvo que ‘confesar’ sus ‘crímenes’ y aceptar el castigo.

Qué ocurrió realmente durante la batalla del lago Changjin

Según DW, en 1950 el régimen norcoreano invadió Corea del Sur y obligó a las tropas a retirarse hasta Busan, la ciudad más al sur de la península.

En respuesta, tropas de Naciones Unidas lideradas por militares norteamericanos hicieron retroceder a los norcoreanos y los acorralaron hasta la frontera con China.

Cuando unas 30.000 tropas estadounidense llegaron al lago Changjin, China, también conocido como Reservar Chosin, fueron confrontados por unos 150.000 soldados chinos, últimamente obligándolos a retirarse debido a la supremacía numérica.

En el enfrentamiento murieron alrededor de 18.000 soldados estadounidenses y casi 50.000 chinos. Debido a las condiciones climáticas extremas, muchos soldados chinos también murieron camino al lago Changjin. En otras palabras, el costo de la guerra coreana fue mucho más alto para el PCCh que para EE. UU.

Haciendo propaganda con un doloroso episodio de la historia coreana

Muchos surcoreanos reaccionaron mal a la película y es muy posible o casi seguro que no se estrene en ningún cine o teatro.

Han Ye-jung, abogado de la oficina de Seúl de un bufete internacional, dijo:

“Si China no hubiera ayudado al Norte y atacado al Sur, la guerra habría terminado mucho antes y no habrían muerto cientos de miles de personas. En lugar de eso, los combates se prolongaron hasta 1953, los daños en el Sur fueron terribles y todavía vivimos en una península dividida. Esa es la realidad del ataque chino a Corea, no lo que se retrata en esta película”.

Rah Jong-yil, un exdiplomático surcoreano que tenía 10 años cuando estalló la guerra, criticó la película por lo desacertada.

“Quieren cambiar la narrativa de lo que ocurrió antes y durante la guerra, lo que es peligroso, ya que los chinos no tienen forma de saber que es propaganda”, dijo Rah, que tiene recuerdos vívidos de las batallas que se libraron cerca de la aldea de la que había sido evacuado por seguridad.

“Los coreanos sabemos que fuimos atacados e invadidos por los norcoreanos y luego por los chinos. Esto no es más que blanquear la verdad. Pero ¿quién puede impedir que el gobierno chino le cuente estas cosas a su pueblo?”, reflexionó el exdiplomático.

Advertencias para Estados Unidos

Además de haber lanzado la película durante el aniversario de la fundación del PCCh, el 1 de octubre, el filme también llega en un momento de alta tensión entre Washington y Beijing que escaló recientemente debido a la cuestión de la independencia de Taiwán.

Mientras que el PCCh afirma que Taiwán debe ser ‘unificado’ y ha realizado maniobras militares provocativas, Estados Unidos dice que tiene ‘interés’ en mantener la independencia de la isla.

El PCC también ha probado recientemente lo que se dice que es un misil supersónico, una tecnología que supuestamente no posee Estados Unidos.

Medios propagandísticos del régimen aseguran que los militares chinos son héroes reales y no de la ficción como los que se ven en las películas de Hollywood.

No obstante, cientos de miles de chinos son perseguidos por el aparato estatal chino por su creencia, por criticar las políticas del régimen o simplemente por informar la realidad de China.

En muchas instancias el Ejército Popular de Liberación —los militares— están involucrados en la persecución a personas inocentes como el caso de la sustracción forzada de órganos a personas vivas, por lo que sin importar cuántas películas haga el PCCh, la noción de ‘héroes’ no aplica para un gran segmento de la población china.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.