Redacción BLes– El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU. (USCIS, por sus siglas en inglés) publicó el 2 de octubre una guía de políticas que prohíbe ingresar al país a miembros del Partido Comunista o de cualquier otro partido totalitario.

“En general, a menos que esté exento, cualquier inmigrante con intención de entrar que sea miembro o afiliado del Partido Comunista o cualquier otro partido totalitario (o subdivisión o afiliado), nacional o extranjero, es inadmisible en Estados Unidos”, dijo el USCIS en una alerta sobre la política.

La agencia detalló que “este motivo de inadmisibilidad solo se aplica a los extranjeros que buscan la condición de inmigrante, como los extranjeros dentro de los Estados Unidos que solicitan ajustar la condición a la de un residente permanente legal”.

Las personas que tienen una membresía o afiliación con el Partido Comunista u otros partidos totalitarios son inconsistentes e incompatibles con el Juramento de Naturalización de Lealtad a Estados Unidos de América, que incluye el compromiso de “apoyar y defender la Constitución y las leyes de Estados Unidos”, dijo la agencia en un comunicado.

Asimismo, el USCIS explicó en su Manual de Política que la política forma parte de un conjunto más amplio de leyes aprobadas por el Congreso entre la Primera Guerra Mundial y la década de 1950 -y que luego fueron enmendadas en varias ocasiones- para abordar “las amenazas a la seguridad de los Estados Unidos”.

El propósito original era “proteger a los Estados Unidos de actividades subversivas y antiamericanas que se consideraban amenazas a la seguridad nacional”, explica el Manual.

Las leyes conceden una exención a los extranjeros cuya afiliación o membresía “es o fue involuntaria, o es o fue únicamente cuando eran menores de dieciséis años de edad, por efecto de la ley, o con el fin de obtener empleo, raciones de alimentos u otros elementos esenciales para la vida y era necesario para tales fines”.

Los extranjeros que hayan dejado de ser miembros o afiliados al menos cinco años antes de la fecha de la solicitud y los que se opongan activamente a la doctrina, el programa, los principios y la ideología también pueden ser aplicables a la exención.

La agencia estadounidense define como una “dictadura totalitaria” o “totalitarismo” a la existencia de un partido político único, con la supresión forzosa de la oposición política, organizado sobre una base dictatorial y con una identidad tan estrecha entre las políticas del partido y las gubernamentales del país, que “el partido y el gobierno constituyen una unidad indistinguible”.

El Partido Comunista chino, el más afectado

Como el mayor Partido Comunista del mundo, se espera que los miembros del Partido Comunista Chino (PCCh) sean los más afectados por la nueva política.

Según los datos oficiales publicados por el régimen chino, el PCCh cuenta con más de 90 millones de miembros.

En la historia contemporánea de las membresías al PCCh, hubo un quiebre a partir de noviembre de 2004 cuando se publicó en chino el libro Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista.

De acuerdo a la introducción del libro, la extensa investigación que presenta sirve “para que aquellos que todavía están engañados por el PCCh puedan ver claramente cuál es su verdadera naturaleza, eliminar ese veneno de su espíritu, liberar su mente del control del espectro maligno, despojarse de las ataduras del terror, y por su bien y el del resto del pueblo chino, abandonar todas las esperanzas que hubieran depositado en el Partido Comunista”.

Desde ese momento, se lanzó en todo el territorio chino un movimiento masivo para renunciar al PCCh, llamado “Tuidang” (“Renunciar al Partido”, en chino).

De acuerdo con los datos publicados por el Centro Global Tuidang, una organización sin fines de lucro registrada en Estados Unidos en junio de 2005, casi 365 millones de chinos han renunciado al PCCh y a sus dos organizaciones asociadas, la Liga Juvenil Comunista de China y Jóvenes Pioneros de China.

En 2007, el Centro Tuidang se instaló en Flushing, Nueva York, en donde se encuentra una de las comunidades chinas de más rápido crecimiento en EE. UU.

“En esencia, Tuidang va más allá del activismo político; es el proceso del pueblo chino para limpiar su conciencia de años de cultura del Partido adoctrinada en ellos a través de campañas revolucionarias, propaganda, censura de los medios, encarcelamiento y asesinatos en masa durante los últimos 65 años”, explica la organización.

“Finalmente, le da al pueblo chino la oportunidad de reflexionar sobre sus propias vidas sin el PCCh y de imaginar una China libre”, añade.

A 71 años de la toma del poder por parte del PCCh, el 1° de octubre más de 150 grupos en unas 60 ciudades de todo el mundo se manifestaron en protesta por los abusos de los derechos humanos del régimen chino.

Desde el Centro Tuidang informaron que el certificado emitido por la institución funciona como prueba para los exmiembros del PCCh que renunciaron al Partido y denunciaron su ideología. Los certificados son totalmente aceptados por la agencia de inmigración de EE. UU.

Miguel Díaz – BLes.com