Mientras las tropas rusas continúan su invasión en Ucrania por octavo día y cientos de miles de personas han abandonado ya el país para escapar del horror de la guerra, el conflicto ha saltado ahora del campo de batalla a la terminología lingüística. ¿Kiev o Kyiv? ¿Vladímir o Volodímir Zelenski? ¿Cuál es la grafía correcta?

Aunque pueda parecerlo, la duda dista de ser intrascendente. El topónimo Kiev, como explicó el pasado martes la Real Academia Española (RAE), está basado en la transcripción de la forma rusa Киев, “documentado por primera vez en 1834 y que también usó Juan Valera en su correspondencia a mediados del s. XIX”. Por el contrario, el término Kyiv es la adaptación del ucraniano Київ, pronunciada aproximadamente [kíiv] o [kíyiv].

En un momento de máxima tensión en el que prácticamente cualquier gesto tiene una segunda lectura, muchos ucranianos han manifestado su preferencia por el uso de la forma Kyiv, que interpretan como una señal de apoyo. Por su parte, los medios anglosajones ya han comenzado a emplear el topónimo en su forma ucraniana, pero la RAE recomienda el uso de la versión rusa. “La grafía ‘Kyiv’ no se adecua a nuestra ortografía, pues contiene una ‘y’ con valor vocálico en interior de palabra, rasgo ajeno a nuestra ortografía”, escribió la Real Academia Española en Twitter el martes.

“Cuando un topónimo tiene arraigo tradicional en nuestra lengua, aunque provenga de una lengua puente (aquí el ruso) y no de la lengua del territorio donde se sitúa el lugar nombrado, conviene mantenerlo para dar estabilidad al léxico toponímico“, sentenció la RAE.

En contraposición al topónimo de la capital, muy arraigado como Kiev, sí ha calado la forma ucraniana del nombre del actual presidente, Volodímir Zelenski. Además, es esta transliteración ucraniana y no la rusa (Vladímir) la recomendada por la Fundación del Español Urgente (Fundéu).

En octubre de 2018, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania ya lanzó la campaña online ‘KyivNotKiev’ para concienciar de la necesidad de desterrar el término ruso. Su objetivo era persuadir a los medios de comunicación de utilizar el topónimo Kyiv, dentro de una campaña más amplia: ‘CorrectUA’.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.