Redacción BLesUna joven china declaró que estuvo retenida durante ocho días en un centro de detención secreto operado por la embajada de Beijing en Dubai junto con al menos dos uigures, lo que podría ser la primera evidencia de que el Partido Comunista chino (PCCh) está operando sitios de detención clandestinos más allá de sus fronteras. 

Según dijo Wu Huan, de 26 años, a la agencia AP, había huido para evitar la extradición a China, y fue secuestrada en un hotel en Dubai, y llevada por funcionarios chinos a una villa convertida en cárcel, donde estuvo detenida con dos mujeres que pensaba que eran de la minoría uigur.

La mujer contó que estaba huyendo para evitar la extradición a China porque su prometido de 19 años, es considerado un disidente por el régimen chino. También denunció que durante su detención, fue interrogada, amenazada y la obligaron a firmar documentos incriminatorios contra su novio por acoso contra ella. Finalmente, el 8 de junio fue liberada y ahora está buscando asilo en Holanda, dijo.

Entre tanto, Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China niega el hecho, declarando que “la situación de la que habló la persona [Wu Huan] no es cierta”.

De acuerdo a informes de julio, Wu y su novio, Wang Jingyu, han estado huyendo de la policía china, viajando por el extranjero desde julio de 2019, luego de que el joven disidente escribiera comentarios en apoyo a manifestaciones masivas en Hong Kong en un sitio web de redes sociales chino. Sus padres lo enviaron al extranjero para evitar cualquier problema potencial.

En febrero de este año Wang cuestionó en línea nuevamente al PCCh sobre los enfrentamientos fronterizos mortales entre las fuerzas chinas e indias el año pasado, y el régimen pidió su captura. También informó que sus padres fueron detenidos por la policía del régimen chino en Chongqing.

Le recomendamos: “En Estados Unidos no adoramos al gobierno, adoramos a Dios”: Épico discurso de Trump

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

La joven Wu voló a Dubai en abril, poco después de que arrestaran a su prometido, contrató a un abogado, dio entrevistas e hizo publicaciones en las redes para dar a conocer su caso, hasta que fue secuestrada fuera del hotel en el que se alojaba, el 27 de mayo.

El testimonio del arresto ilegal de Wu, estaría revelando la existencia de un “sitio negro”, (cárceles clandestinas), establecido y dirigido por el régimen comunista chino en otro país.

“Tal sitio reflejaría cómo China está usando cada vez más su influencia internacional para detener o traer de vuelta a los ciudadanos que quiere del extranjero, ya sean disidentes, sospechosos de corrupción o minorías étnicas como los uigures”, dijo AP.

Wang fue liberado en mayo, pocas horas después de que AP preguntara por él. Primero huyó a Turquía y luego a Ucrania. 

Después de que Wu fue liberada, voló de Dubai a Ucrania, donde se reunió con Wang, pero tras recibir amenazas por parte del régimen chino para ser deportados a China, la pareja huyó nuevamente a los Países Bajos.

“Descubrí que las personas que nos engañan son chinos, que son nuestros compatriotas los que lastiman a nuestros propios compatriotas”, dijo Wu.

El caso alimenta los crecientes temores de que China imponga sus métodos autoritarios en el extranjero, especialmente tras lo que sucedió con la ley de seguridad nacional de Hong Kong aprobada el año pasado, y que algo semejante pueda aplicarse a personas de cualquier nacionalidad incluso fuera de Hong Kong.

Jerome Cohen, investigador adjunto del Consejo de Relaciones Exteriores y experto en derecho chino, dijo que las solicitudes formales de extradición de ninguna manera son la única herramienta que usa el régimen chino para ejercer control sobre sus ciudadanos en el extranjero.

“Es obvio que se trata de un esfuerzo descarado por extender el poder chino al extranjero”, dijo Cohen sobre la persecución a la joven pareja. “Ciertamente, hay cada vez más intentos de extender el poder de China por uno u otro medio: deportación informal, extradición…, coerción contra sus familias en China, utilizando todas las técnicas del manual, legales e ilegales”.

Dentro de China la cantidad de centros ilegales de detención siguen creciendo. Un grupo de expertos australianos alertó el 2020 sobre los cientos de centros de detención clandestinos que construyó y sigue aumentando el PCCh en la región de Xinjiang en China, los cuales el régimen admitió su existencia, pero los llama “centros de educación y formación profesional”, destinados a reformar y adoctrinar a quienes el régimen considera una amenaza para el partido.

Vanesa Catanzaro – BLes.com