Redacción BLes– El enviado de Estados Unidos para asuntos climáticos, John Kerry, se refirió a los problemas de abuso de los derechos humanos en China. El régimen comunista exigió a otras naciones que sacrificaran ese y otros temas sensibles para obtener su cooperación en la protección del medio ambiente.

Durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), el miércoles 10 de noviembre, un periodista se enfrentó a Kerry sobre lo que ocurría entre bastidores cuando China utilizaba el medio ambiente como palanca para obligar a otros países a hacer la vista gorda ante sus prácticas brutales contra las minorías y los grupos religiosos. Le preguntó qué pensaría Kerry sobre los paneles solares fabricados con mano de obra uigur.

“Bueno, somos honestos sobre las diferencias”, dijo Kerry en una oscura respuesta.

“Ciertamente sabemos cuáles son, y las hemos articulado, pero ese no es mi carril aquí. … Mi trabajo es ser el hombre del clima y estar centrado en tratar de hacer avanzar la agenda climática”, dijo.

Estados Unidos y otras naciones poderosas han reconocido el genocidio contra el pueblo uigur de Xingjiang llevado a cabo por el Partido Comunista Chino (PCCh) durante años. Se les somete a esterilizaciones forzadas, torturas y violaciones sistemáticas, además de trabajos forzados.

A pesar de los innumerables e irrefutables testimonios de los supervivientes, el PCCh ha desestimado las denuncias, alegando que formaba parte de un programa de reeducación para contrarrestar el posible terrorismo.

China es el principal proveedor de polisilicio, conocido como un componente clave de los paneles solares, que produce el 80% del suministro mundial, informó el Daily Caller a partir de un estudio de S&P Global. Además, el polisilicio de Xinjiang se utilizó en un tercio de todos los paneles solares fabricados en el mundo.

El comentario del miércoles de Kerry provocó la indignación de los republicanos, que creían que significaba que Kerry podría haber accedido a la demanda de China para lograr acuerdos sobre el cambio climático. Sin embargo, ese mismo día Kerry anunció que el PCCh había aceptado colaborar con Estados Unidos en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Está dispuesto a aceptar el trabajo esclavo chino para promover su agenda climática radical, según Fox News. “¿Qué pasó con la defensa de los derechos humanos?”

Según Climate Trade, China es el contaminador de carbono número uno del mundo liberando más de 10 billones de toneladas de CO2 y fue responsable del 30% de las emisiones globales en 2019. Estados Unidos, como segundo emisor, liberó el 14% del gas de efecto invernadero global.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.