Redacción BLesA dos semanas de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, realice su primer viaje  a Europa después de haber sido elegido, los medios daneses confirmaron que los servicios secretos del país colaboraron con sus homólogos estadounidenses a espiar y realizar escuchas a distintos líderes europeos mientras Biden era vicepresidente en la era Obama.

El informe publicado por los medios daneses, trajo recuerdos sobre aquellos días oscuros de 2013, durante la era Obama, cuando el denunciante Edward Snowden, exagente de Inteligencia de los EE. UU, reveló programas de vigilancia masiva de Estados Unidos que incluían interceptar los teléfonos móviles de jefes de estado aliados, incluido el de la canciller alemana Angela Merkel.

En ese momento, Obama tuvo que tener incómodas conversaciones con los líderes europeos para intentar dar algún tipo de explicación sobre las denuncias publicadas. 

Ahora, con varias reuniones ya programadas para la semana del 11 de junio con el G7 en Europa, será el turno del entonces vicepresidente y actual presidente Biden, de intentar tranquilizar las aguas entre los líderes europeos quienes seguramente no tomaron a bien los recientes informes de espionaje. 

Según Snowden, quien ahora vive en el exilio en Rusia después de huir de Estados Unidos, asegura que Biden ha estado trabajando con funcionarios de inteligencia en Dinamarca para espiar a líderes extranjeros como parte de un programa de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

Los objetivos más notables de la supuesta operación son los líderes alemanes, la canciller Angela Merkel y el presidente Frank Walter-Steinmeier.

Snowden afirma que Merkel y Walter-Steinmeier se encuentran entre varios funcionarios de alto perfil que fueron espiados ilegalmente por la NSA.

Acorde a lo reportado por el medio danés DR, la NSA actuó con la cooperación y ayuda del Servicio de Inteligencia de Defensa de Dinamarca (FE), según una investigación de medios europeos. 

Le recomendamos: CNN en CAÍDA LIBRE desde que TRUMP dejó la CASA BLANCA

Ad will display in 09 seconds

El momento en que surge este informe no puede ser más inoportuno para el presidente Biden, quien entre sus objetivos en las reuniones con el G7 se encuentra la negociación de un nuevo acuerdo de transferencia de datos transatlánticos para reemplazar uno anterior que había sido derribado por un tribunal superior de la Unión Europea debido justamente a preocupaciones sobre espionaje estadounidense.

En este sentido, el presidente francés Emmanuel Macron dijo en una conferencia de prensa el lunes: 

“Si estas revelaciones (de espionaje) son ​​correctas, opino que no debería ser aceptable entre aliados. Es incluso menos aceptable entre los aliados y socios europeos. Estoy apegado a tener vínculos entre estadounidenses y europeos que se basan en la confianza”, dijo Macron. “No hay espacio entre nosotros para las sospechas”.

Macron dijo que su gobierno ha pedido a Dinamarca y Estados Unidos “que compartan toda la información relacionada con este espionaje, por lo que estamos esperando sus respuestas”.

Por su lado, Edward Snowden, publicó un mensaje en su cuenta de Twitter diciendo: 

“Biden está bien preparado para responder por esto cuando pronto visite Europa, ya que, por supuesto, estuvo profundamente involucrado en este escándalo la primera vez. Debería haber un requisito explícito para la divulgación pública completa no solo de Dinamarca, sino también de su socio principal”.

Andrés Vacca – BLes.com