Redacción BLesEl viceministro de Asuntos Exteriores de Israel, Idan Roll, expresó que su país se opone a que la administración Biden reabra una misión diplomática estadounidense para los palestinos en Jerusalén.

“Creo que tengo buenas razones para pensar que esto no sucederá. Los estadounidenses entienden la complejidad política. Tenemos muy buenas relaciones … No creemos en sorprenderlos”,  dijo Roll a la televisión israelí Ynet de acuerdo con Reuters del 24 de octubre.

Un evento diplomático de tales proporciones atentaría contra la consideración de Israel acerca de que toda Jerusalén es su capital, por lo que no permitiría el consulado mencionado. 

Adicionalmente, la reapertura de esa oficina podría debilitar la posición política del primer ministro nacionalista, Naftali Bennett, e ir en contra de su gobierno bipartidista, según comentarios de funcionarios israelíes.

Asimismo, el establecimiento de ese consulado sería una violación de la soberanía israelí y de las normas de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares de 1963, suscrita por los dos países.

En este sentido, el artículo 4 establece: “Solo podrá establecerse una oficina consular en el territorio del Estado receptor con el consentimiento de este”, tal como lo cita Breitbart.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, dio a entender que Israel daría su consentimiento, pero el primer ministro Bennett dijo que nunca aceptará que Estados Unidos tome medidas que dividan a Jerusalén.

No obstante, la administración Biden seguirá adelante con su plan, lo que podría dar lugar a una crisis diplomática. De esta manera el ahora presidente, Joe Biden, trata de cumplir con su promesa del 2020 como candidato presidencial de “reabrir el consulado de Estados Unidos en Jerusalén Este [sic]”,

“Israel ya está considerando respuestas, incluyendo el corte de los servicios públicos al edificio, la imposición de sanciones contra Estados Unidos y otras opciones que los responsables políticos israelíes no discutirán públicamente”, de acuerdo con el autor Joel B. Pollak.

Israel y Palestina se enfrentan en conflictos frecuentes, y las fricciones se han agudizado desde que el grupo terrorista  Hamás gobierna en Gaza tras el golpe de Estado del 2007, en el que destituyó a la Autoridad Palestina.

Tras varios intentos de Israel no ha podido eliminar a Hamás. En el 2008-9 invadió Gaza, pero no llegó a eliminar a Hamás, y los altos cargos de esta organización se escondieron en el sótano del hospital principal.

En las guerras posteriores, Israel se abstuvo de derrocar a Hamás por miedo a desestabilizar la zona y, en la era del ISIS, por temor a que lo que sustituyera a Hamás fuera mucho peor.

En mayo las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) enviaron tropas terrestres a Gaza, en un intento de erradicar a los terroristas palestinos que habían disparado casi 2.000 cohetes contra civiles israelíes en esos días.

Las FDI bombardearon 700 lugares, incluido el banco central de Hamás. Al menos 60 terroristas murieron en el ataque. 109 palestinos han muerto, según el Ministerio de Sanidad de Gaza. Esta cifra no distingue entre los muertos por los ataques aéreos israelíes y los muertos por los cohetes errados de Hamás.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.