El Ministro de Finanzas israelí Avigdor Lieberman, amigo de Putin, está influenciando enormemente la postura del gobierno y fuerza a no condenar de manera fuerte a Rusia, manteniendo la neutralidad, y aprovechando para tejer hilos de poder y continuar pavimentando el camino a ser jefe de Gobierno.

A pesar de la no haber ninguna información oficial al respecto, para mucha gente no quedan dudas que el ministro Avigdor Lieberman está moviendo hilos en favor de su amigo Vladímir Putin, presidente ruso, y favoreciendo la postura en favor de Rusia desde dentro de un gobierno pro-americano como lo es el del primer ministro Naftali Bennett.

Israel, que expresó de forma oficial su preocupación ante la escalada militar y tuvo figuras gubernamentales importantes que criticaron a Rusia duramente, no incluyó en ningún documento oficial las palabras “invasión” y “guerra”.

Esto no se justifica por una postura propia de la actual Cancillería. El ministro de Relaciones Exteriores es Yair Lapid, un progresista socialdemócrata muy cercano al Partido Demócrata y a Joe Biden. En cambio, el Ministro de Finanzas está saliendo de su rol en Hacienda y tratando de influenciar la postura diplomática de Israel.

Esto lo hace no solo por su cercanía a Putin, si no que quiere demostrar su poder dentro de un gobierno híbrido entre la izquierda y la derecha, que se mantiene unido solamente por su odio al ex premier Benjamin Netanyahu. Mientras tanto, pavimenta el camino a ser jefe de Gobierno, su sueño hace ya varios años.

El país judío mantiene unas buenas relaciones tanto con Ucrania como con Rusia, lo que también explica que el presidente ucraniano Volodimir Zelénski haya pedido a Israel actuar de mediador, algo que se rumorea que tampoco sería mal visto por Putin.

Sin embargo, la fuerte influencia de Lieberman en la diplomacia israelí, llevó a que Zelénski descartara esta opción, y terminó aceptando negociar en la ciudad bielorrusa de Gomel, por pedido expreso de Putin.

Lieberman, que en el pasado ha intentado ser primer ministro, se ha quedado en repetidas ocasiones en el tercer puesto, con una distancia no muy grande, y desde su entrada al nuevo gobierno de coalición busca seguir fortaleciéndose.

Su base de votantes se basa en la comunidad de israelíes con ascendencia en los países ex-soviéticos, en la cual tiene una considerable fuerza, con simpatizantes que lo siguieron sin ceder en 4 elecciones seguidas, aunque tampoco sin ganancias por fuera de este grupo.

El centroderechista, quién es judío secular, nació en 1958 en lo que hoy sería Moldavia, que por ese entonces pertenecía a la Unión Soviética, dándole por linaje un peso importante entre los judíos ashkenazís de Europa del Este y lo que supo ser la URSS.

En 2011, tras la victoria del partido Rusia Unida de Putin, Lieberman fue el primer político de relevancia internacional en describir a las elecciones rusas como libres, justas y democráticas, mientras la gran mayoría de los países alineados a Estados Unidos decían que hubo fraude. Como contraparte, Putin describió a la carrera de Lieberman como “brillante“.

En 2014, luego de que Putin se aprovechara de la debilidad del por entonces presidente Obama e invadiera la península de Crimea, Lieberman votó a favor de reconocer la anexión rusa de Crimea en el Knesset, el parlamento de Israel, y en su discurso dijo que los rusos deben vivir bajo la frontera de Rusia.

A su vez, en 2018, cuando Lieberman era Ministro de Defensa, dio una entrevista a medios rusos en las que afirmó que no estaba de acuerdo con la postura y las sanciones occidentales en contra de las acciones rusas en Siria.

Fuente: derechadiario.com.ar

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.