Redacción BLes– Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) enviaron tropas terrestres a Gaza a primera hora de la mañana del viernes, hora local, en un intento de erradicar a los terroristas palestinos que han disparado casi 2.000 cohetes contra civiles israelíes en los últimos días.

Después de la medianoche, las FDI tuitearon:

El primer ministro Benjamín Netanyahu envió un mensaje de vídeo en Twitter, prometiendo restaurar “la tranquilidad y la seguridad” en Israel, informó Breitbart.

Prometió que Israel “cobraría un precio muy alto a Hamás” en respuesta a los repetidos ataques con cohetes que han matado al menos a siete israelíes.

También anunció que las tropas de las Fuerzas de Defensa de Israel se estaban concentrando en la frontera con Gaza para preparar una invasión.

Y añadió: “No se ha dicho la última palabra, y esta operación continuará mientras sea necesario”. Eso podría haber sido un mensaje a la comunidad internacional, incluida la ONU, para que no intervenga hasta que Hamás haya sido derrotado.

Le recomendamos: Discursos de PATRIOTAS que ADVIRTIERON sobre el enemigo de Estados Unidos

Ad will display in 09 seconds

Israel está movilizando a 9.000 reservistas de las Fuerzas de Defensa de Israel mientras se prepara para los intensos combates, según informa el Daily Caller.

Según las FDI, al menos 350 cohetes de Hamás fallaron y cayeron en Gaza, además de los que cayeron en Israel o fueron interceptados por el sistema de defensa aérea Iron Dome.

Hasta ahora, las operaciones israelíes en Gaza han consistido principalmente en ataques aéreos, y se pudieron ver explosiones sobre Gaza cuando Israel lanzó una oleada masiva de ataques aéreos contra objetivos de Hamás allí.

“Esta noche hemos empezado a destruir objetivos gubernamentales en la Franja de Gaza, como bancos centrales y edificios de seguridad interna. Hamás está empezando a descubrir grietas y hay presión en la organización, incluso entre el público de Gaza que está perdiendo la paciencia”, dijo el portavoz de las FDI, el general de brigada Hidai Zilberman.

Las FDI han bombardeado 700 lugares, incluido el banco central de Hamás. Al menos 60 terroristas han muerto en el ataque. 109 palestinos han muerto, según el Ministerio de Sanidad de Gaza. Esta cifra no distingue entre los muertos por los ataques aéreos israelíes y los muertos por los cohetes de Hamás que fueron mal disparados.

Hasta ahora, Israel había utilizado los ataques aéreos para eliminar a los militantes de Hamás, destruyendo en el acto los centros de mando, los altos dirigentes, las instalaciones de armas y los equipos de lanzamiento de cohetes.

Sin embargo, hace tiempo que está claro que el poder aéreo no será suficiente para derrotar a Hamás, que gobierna Gaza desde que un golpe de Estado en 2007 destituyó a la Autoridad Palestina.

Israel invadió Gaza en 2008-9, pero no llegó a eliminar a Hamás, y los altos cargos de esta organización se escondieron en el sótano del hospital principal.

En las guerras posteriores, Israel se abstuvo de derrocar a Hamás por miedo a desestabilizar la zona y, en la era del ISIS, por temor a que lo que sustituyera a Hamás fuera mucho peor.

Con los cohetes que alcanzan Tel Aviv y otros centros de población importantes, Israel ya no tiene esa opción. Aunque el sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro ha interceptado casi todos los misiles, algunos han logrado pasar, causando muertes y obligando a la nación a cerrar escuelas y negocios.

Oliver Cook – BLes.com